Inflación
Pese a la inflación, los montos para refacción de escuelas no se actualizaron
Los directivos deberán hacer malabares con el dinero que recibirán para arreglos menores, que es el mismo de 2017.La partida se distribuye de acuerdo a la matrícula escolar: 32.400, 27.000, 21.600 y 15.000 pesos.

"Cada uno hace lo que puede" señalan casi resignados directores de escuelas consultados por El Tribuno con respecto al dinero para refacciones menores que reciben antes del inicio de clases. A pesar de la inflación que fue del 24,8 por ciento con la que cerró el 2017, según el Indec, este año los establecimientos educativos tendrán exactamente la misma cantidad de dinero que recibieron en febrero del año pasado.

"Claro está que con la misma plata podremos hacer mucho menos cosas que el año pasado", se quejó una directora de primaria que deberá hacer malabares con los 27.000 pesos que le toca a su escuela que funciona mañana, tarde y noche, y hasta los días sábados.

El Gobierno provincial empezará a depositar en las cuentas de los directivos la primera de dos cuotas en el transcurso de la semana. La partida se distribuye de acuerdo a la matrícula de cada establecimiento: 32.400, 27.000, 21.600 y 15.000 pesos, de la primera a la cuarta categoría, respectivamente.

El dinero es utilizado para darle una lavada de cara a los edificios escolares, pero muchas veces no alcanza ni para eso. Limpieza de canaletas y tanques, arreglo de sanitarios, puertas y ventanas rotas, mobiliarios deteriorados, pintura de paredes son las principales necesidades de acondicionamiento que se presentan al comenzar el año. Ni hablar de los problemas de filtraciones de techos, inconvenientes en la electricidad o baños que necesitan hacerse a nuevos que requieren de más dinero porque implican obras mayores.

Para los arreglos sencillos este año la Provincia destinó 23.985.000 pesos. En la misma época del año pasado se había informado oficialmente que la inversión era de 26.000.000 de pesos para 1.077 edificios públicos y 41 colegios privados de cuota cero, que son los que reciben casi el ciento por ciento de subvención estatal.

A simple vista pareciera que el ajuste también llegó a las escuelas. Desde el Ministerio de Educación de Salta explicaron que son 1.017 las unidades educativas que recibirán el aporte provincial de los 23.985.000 pesos para arrancar el ciclo lectivo, y que por aparte las 72 escuelas de educación técnica recibirán sus respectivos fondos de Nación, a través del INET. Las instituciones privadas también recibirían por aparte el dinero. Números más o números menos, lo cierto es que el monto para cada escuela se congeló.

Sin mencionar esta situación, la ministra de Educación Analía Berruezo destacó en conferencia con los medios que la asistencia económica que se da "tiene que ver con una política de Estado que se viene llevando a cabo desde hace cinco años para arreglos menores", y aclaró que "en los casos de escuelas con mayores daños, previamente se va a hacer un análisis para determinar las necesidades".

Tras las inundaciones en el norte provincial unas 120 escuelas de los departamentos de Rivadavia, San Martín, Orán y Santa Victoria quedaron en un estado deplorable, por lo que incluso se tuvo que modificar el calendario escolar para los exámenes. Desde Educación se informó que cada una de las instituciones recibirá 150 mil pesos de Nación para los diversos arreglos que necesitan.

Por otra parte, este año, a diferencia de otros, 45 cooperativas ya trabajan en el desmalezamiento de los espacios verdes de los establecimientos educativos de la capital salteña y el municipio de San Lorenzo. Un gasto que se evitan en el presupuesto inicial.

El antecedente

En marzo pasado, en la escuela 4706 Profesor Evelio Melián de la localidad de Metán se cayeron dos placas de durlock del techo de un aula. En noviembre último, un pedazo de mampostería de la losa provocó algunos golpes a dos alumnas del colegio 5086 de Quijano.

Compartir edificio

La directora de un colegio secundario céntrico de la ciudad no recibe la partida para acondicionamiento. La recibe su colega, con la que comparte el espacio destinado a la educación. Afortunadamente, la relación entre ambas es buena, por lo que pueden conversar y acordar cuáles son las prioridades para arreglar. Inclusive, la directiva que ahora no recibirá ningún dinero cuenta que colabora con fondos de la cooperadora escolar cuando hace falta. Lo cierto es que no siempre la relación entre los responsables de las escuelas obligados a compartir es cordial. Muchas veces el tema del dinero genera asperezas y diferencias.