Fabiana Túñez: “Nadie tiene un ‘feministómetro’ y nadie  es dueño de la agenda de las mujeres”

Fabiana Túñez está a cargo del Instituto Nacional de las Mujeres desde el inicio de la gestión de Mauricio Macri. Su nombre se hizo conocido porque fue una de las creadoras de la Casa del Encuentro, la organización que más años lleva haciendo estudios sistemáticos sobre los femicidios en el país. 
Luego de considerar que el Presidente es el “feminista menos pensado” en un acto por el Día de la Mujer y enfrentar cuestionamientos de diferentes sectores por esta definición, la funcionaria estuvo ayer en Salta y reafirmó su postura.
“Es la primera vez que un Presidente de la Nación genera un debate como este y fue un presidente varón, no una presidenta mujer”, dijo a El Tribuno.
En una reunión que se hizo al mediodía en el centro cívico Grand Bourg, firmó con el gobernador Juan Manuel Urtubey un acuerdo para que la Provincia se sume al Plan Nacional de Acción para la Prevención y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres.
Con respecto a la despenalización del aborto, dijo que está “personalmente” a favor y celebró que el tema se vaya a tratar en el Congreso de la Nación.

¿Qué medidas concretas implica la adhesión de Salta al Plan Nacional de Acción para la Prevención y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres?

Son 69 medidas y 147 acciones que tienen impacto directo en las provincias. Por un lado, en cada una de las provincias se construye y equipa un hogar de protección integral. Se crean áreas de la Mujer, que también son apoyadas desde Nación. Por otro lado está el sistema de tobilleras. Si bien en Salta ya se hicieron las primeras pruebas piloto, ahora va a venir en forma paulatina una cantidad suficiente para cubrir la demanda. También está el acceso a personal especializado, como abogados, para patrocinar a mujeres de los sectores más vulnerables. Además, habrá diferentes programas de capacitación y se va a presentar una aplicación para mujeres de todo el país.

Salta está entre las provincias con peores indicadores de femicidios, ¿por qué cree que pasa esto?

No hay una sola explicación. Son una multiplicidad de factores que hacen que el índice de femicidios no baje. En el caso de Salta, cuando comparamos la cantidad de femicidios con la población, da un número muy alto. Creemos que el plan va a ser una contribución. Trabajar en forma articulada, también.
Los factores son múltiples pero el fundamental es el cultural. Hay una cultura machista que todavía considera a la mujer como un objeto. Eso es lo que tenemos que cambiar. La base es la educación. Eso también está en el plan.

¿Le parece que la movilización por parte de las mujeres, que creció mucho en este último tiempo, genera reacciones aún más violentas?

La realidad es que toda movilización de la sociedad en reclamo de una agenda pública es positiva. En cada movilización que hay por estos temas, por ejemplo, aumenta la cantidad de llamadas al 144, que es la línea gratuita a nivel nacional y que funciona los 365 días del año. Eso significa que hay una mujer más que se animó a pedir ayuda. Esto es lo que buscamos.

Con respecto al aborto y el debate histórico que se va a dar en el Congreso, ¿cuál es su posición?

Yo creo que era hora. La Argentina está madura para dar algunos debates y este estaba escondido. El Presidente de la Nación, habilitando la posibilidad del debate, tomó una decisión sumamente correcta. Creo que lo que hizo fue escuchar a la sociedad.
Después, habrá diferentes posiciones a favor o en contra. Creo que lo importante es que, después de tantos años, llegamos al Congreso a debatir este tema que se lleva a la vida de cientos y miles de mujeres y niñas.

¿Cree que hay que despenalizarlo para que no haya más muertes de mujeres en abortos clandestinos?

Voy a contestar a nivel personal, no institucional. Estoy a favor de la despenalización del aborto, así como en el Gabinete en general hay voces a favor y voces en contra. Nos respetamos, cada uno con su posición. De hecho, el Presidente de la Nación dio libertad de conciencia para votar. También aclaró que no vetaría.

Usted consideró que el Presidente es el feminista menos esperado...

El menos pensado. En realidad, desde el 10 de diciembre de 2015 se han dado avances que yo, que vengo del movimiento de mujeres y desde hace muchos años, considero importantísimos. Hablo de tener un plan nacional para la erradicación de la violencia, haber jerarquizado el INAM, haber aumentado el presupuesto para políticas de género... 
Independientemente de las versiones, el INAM hoy tiene un 30 por ciento más de presupuesto en políticas públicas. Seis ministerios reportaron que el año pasado se invirtieron 710 millones de pesos en políticas de género, más los 210 del INAM. 
Además, se envió un paquete de leyes para la promoción de la igualdad, con temas concretos como la modificación artículos de la ley de contrato de trabajo, el aumento de la licencia por paternidad o la licencia por violencia de género. Estamos, por instrucción suya, terminando el Plan Nacional de Igualdad de Oportunidades y Derechos, algo que solo dos países en el mundo no tienen: Cuba y Argentina. 
Realmente, ha dado muestras de que todas las personas podemos crecer, cuestionarnos y repensar y que nadie es dueño de la agenda que tiene que ver con los derechos humanos de las mujeres. 
Ojalá todos los gobiernos que vengan sigan sosteniendo este tema como una política de Estado.

¿Con eso responde a los que no están de acuerdo con la visión de que el Presidente es feminista?

Es que, ¿quién es el dueño o la dueña del feminismo? En realidad, feminismo es luchar por los derechos de las mujeres, contra la desigualdad económica, contra la discriminación y dar recursos para políticas públicas.
La realidad es que nadie tiene un “feministómetro”. Toda persona que lucha, independientemente de toda su historia, para mí es considerado un defensor de los derechos de las mujeres. Yo soy feminista y hay feministas en todos los partidos políticos. Así que creo que es la primera vez que un Presidente de la Nación genera un debate como este y fue un presidente varón, no una presidenta mujer. 

Con respecto al proyecto de igualdad salarial, lo que se señala es que no contempla medidas concretas de sanción.

Para analizar ese proyecto de ley tenemos que ir hacia una política de gradualismo. En el cuerpo de la ley hay 360 días de adecuación y capacitación para las empresas acerca de la igualdad salarial. Nos parece que todo tiene que llevar un tiempo. Una cosa es el Estado, donde es mucho más fácil un cambio de estas características. En el caso de las empresas, creo que hay que capacitar, como todavía tenemos que capacitar a jueces, fuerzas de seguridad y políticos. Es un proceso. Para llegar a ser como Islandia hay que dar un primer paso.

¿Es necesario declarar una emergencia nacional por la violencia de género? 

Es necesario un compromiso de todas las provincias de cumplir con cada uno de los aspectos del plan y trabajar articuladamente.
La emergencia, a veces, termina siendo una declaración de buenas intenciones. Creo que, más que emergencia, lo que tenemos que tener es presupuesto, que lo tenemos, decisión política, que la tenemos y un trabajo netamente federal, que también lo estamos llevando adelante gracias a la articulación con los gobernadores, que hasta ahora son 14. Nos faltan 10 provincias que todavía no adhirieron al plan. 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...