Una riña en el vestuario pone tenso el clima en Gimnasia y Tiro

¿Se pudrió todo en Gimnasia y Tiro? Algunos allegados al plantel de la Vicente López afirman, como un secreto a voces, que algo se quebró en estos últimos tiempos, dentro de un plantel en el que hasta no hace mucho primaba la armonía y que se caracterizaba por el “buen grupo humano” y la amena convivencia, algo que había intentado conformar la dirigencia y también Víctor Riggio y los anteriores entrenadores que pasaron por el club, siguiendo esa política de priorizar la persona a la par del futbolista y de sus condiciones.

Algo se quebró y la armonía que primaba en los últimos tiempos en el albo hoy no parece ser tal. Un roce ocurrido ayer por la mañana, primero dentro de la cancha y luego en el vestuario, entre dos integrantes del grupo durante y tras el amistoso que disputó el albo con Central Norte en el Gigante del Norte, habría sido un claro síntoma de un clima de tensión que se guarda puertas para adentro, pero que últimamente comienza a exteriorizarse y a notarse en los partidos.

El incidente de ayer tuvo como protagonistas a Juan José Arraya y a Álvaro Cazula. Y se habría desencadenado por una discusión entre ambos durante el amistoso, que habría continuado con una pelea en el vestuario luego del mismo, pero que no habría llegado a convertirse en una riña por la intervención oportuna de sus compañeros para separarlos. 

Pero este incidente no sería asilado, sino que contaría con algunos precedentes que hacen presuponer que la relación del delantero jujeño con algunos de sus compañeros no es la mejor fuera de la cancha. 

La “Flecha”, que arribó a Gimnasia a comienzos de año como una posible solución para la preocupante falta de goles en el albo, no solo no cumplió con su demanda en la red ni respondió hasta el momento a las expectativas de un atacante de su jerarquía y experiencia, rindiendo muy por debajo de lo esperado; sino que, a su vez, se lo nota muy nervioso, combativo y ya tuvo un episodio similar a pocas semanas de su arribo, cuando protagonizó un cruce y un entredicho durante un entrenamiento con un juvenil futbolista del albo. 

Pero no fue solo el incidente sabatino y el antecedente del “9” lo que presupone que los ánimos no son los mejores en el plantel millonario. El entredicho entre el DT Víctor Riggio y el arquero Mauro Leguiza, más los fastidios de Alejandro Toledo y de Lautaro Ceratto al ser reemplazados -ambos episodios ocurridos durante el empate del albo ante los chaqueños el pasado domingo-, también resultan indicadores de que el nerviosismo aflora con mayor facilidad por estos días en el seno de Gimnasia y Tiro, a una semana de comenzar a definir parte de su futuro en la temporada en la serie de play offs que disputará con Desamparados de San Juan desde el próximo domingo.

También será tarea del entrenador -aquel que hizo levantar futbolísticamente en su momento a Gimnasia cuando costaba encontrar el rumbo- lidiar con un grupo heterogéneo de jugadores, enderezar el timón y mediar dentro de su plantel para que se limen asperezas en una etapa decisiva, más allá de abrir o de cerrar las puertas.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...