Según el Indec, Salta es  una de las provincias  donde más bajó la 	pobreza

Salta es una de las jurisdicciones donde más se redujo la pobreza, según el Indec, incluso más que el promedio del país. En el segundo semestre del 2017, el 24,8% salteños no cubrió la canasta total de alimentos contra el 33,2% del mismo período de 2016. Para este estudio se tiene en cuenta el dinero que ingresa a un grupo familiar y no otras necesidades.

La baja es de 8,4 puntos porcentuales, mientras que a nivel nacional fue de 4,6 puntos, ya que en la segunda mitad de 2016 estaban bajo el umbral de la pobreza un 30,3% de los argentinos, y en la última etapa de 2017, un 25,7%. ¿Por qué disminuyó tanto la pobreza en Salta? Esa pregunta respondieron economistas que dialogaron con El Tribuno. Los motivos que aducen son varios, pero entre ellos se destacan cuatro: los salarios subieron más que la inflación, creció el empleo, los trabajadores informales tuvieron más subas en sus ingresos que los formales, y los aumentos a jubilados y beneficiarios de planes sociales también superaron la suba de la canasta.

Los datos oficiales indican que solo en la capital salteña y alrededores salieron de la pobreza 55.169 personas. El relevamiento se realiza sobre aglomerados urbanos y, por las notorias diferencias socioeconómicas del interior y áreas rurales, es complejo realizar una proyección a nivel provincial. 
De todos modos sigue elevada la cantidad de personas que no llegan a tener el dinero necesario para comer, vestirse y pagar los servicios. En la ciudad y localidades cercanas ascienden a 152.544. 

Indigentes

La reducción de la población indigente en Salta fue mucho más pronunciada.
Los salteños que no les alcanzaba la plata para comer eran 40.647 en el segundo semestre de 2016 y en el mismo lapso quedaron 21.475.
En un año dejaron de ser indigentes 19.172 personas. En porcentajes, la línea bajó de 6,7% a 3,5%. 
Jorge Paz, director del Instituto de Estudios Laborales y del Desarrollo Económico (Ielde) de la Universidad Nacional de Salta, dijo que aunque existe el error muestral, los niveles de reducción de pobreza e indigencia son altos. 
“No dejan lugar para la duda. La pobreza bajó y bajó mucho”, remarcó. 


Abel Mendilaharzu, director regional NOA del Indec, afirmó que son varios los indicadores a mirar como la suba de salarios o de las asignaciones. Esto puede explicar la reducción de la pobreza monetaria. “Uno entiende que no todo el mundo lo pueda llegar a percibir de la misma forma. Siempre cuando hablamos de estadísticas, hablamos de valores promedio de la población”, agregó.
En una mirada al mapa argentino, San Juan es el conglomerado que más logró contraer la pobreza, con 16,3 puntos porcentuales. Le siguieron Neuquén (-13,1 puntos), Bahía Blanca (-9,1), Viedma (-8,9) y Salta ( -8,4 puntos porcentuales). Solo en Resistencia y Santa Cruz creció la pobreza. 
En Salta, en cuanto a los hogares pobres, un 25,8% no llegó a cubrir las comidas básicas en la segunda mitad de 2016, mientras que en 2017 cayeron a 19,8%. 
En números pasaron de 41.544 a 33.356, unas 8.188 familias salieron de ese sector de vulnerabilidad económica. Los hogares indigentes, en tanto, bajaron de 8.775 a 5.139. 
La pobreza extrema a nivel nacional pasó de 6,2% a 4,8%, una mejora más moderada que en la capital salteña. 
El fuerte descenso de la pobreza en Salta, expone, que hay un grueso sector de la población que está con bajos ingresos. Y algunas políticas económicas hicieron que pasen el umbral de la pobreza monetaria. 

Lo que viene

Economistas abren el paraguas sobre la evolución que tendrá la pobreza en 2018, ya que el año arrancó con una inflación por arriba de las proyecciones oficiales, principalmente por el incremento tarifario de los servicios. Además, los primeros acuerdos salariales estuvieron en línea con la meta inflacionario que fijó la Casa Rosada, del 15%. 

La visión de Macri

Ayer, el presidente Mauricio Macri se encargó de comunicar los datos oficiales de la pobreza. Desde la Quinta de Olivos afirmó: “Los argentinos comenzamos hace dos años un camino difícil para salir adelante que comenzó con decirnos la verdad. Hoy tenemos datos positivos, pero también sabemos que hay mucho por resolver”.
Durante el anuncio estuvo acompañado por la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley; el titular de la cartera de Trabajo, Jorge Triaca, y el director de la Anses, Emilio Basavilvaso. 
Macri resaltó que el país lleva tres cuatrimestres consecutivos de crecimiento económico y señaló que la inflación está “bajando, como también baja el desempleo”. 
No obstante, minutos antes, el ministro de Energía, Juan José Aranguren, confirmaba subas en el gas por arriba del 30%.
En Salta, además, el desempleo se elevó de 7,1 a 8,3%, al medir el cuatro trimestre de 2016 y 2017. Pero el nivel de empleo fue mejor, ya que pasó 39,2 de 43,5%. 
“Nos pone contentos pero también sabemos que todavía falta, hay argentinos con necesidades, sueños y aspiraciones por concretar”, declaró ayer Macri.
“La pobreza no se combate con transferencia de ingresos, los planes sociales no la resuelven. Son necesarios pero no suficientes para lograr un futuro mejor. Uno de los pilares fundamentales es la educación. Por eso empezamos a cuidar a los más chicos”, afirmó el mandatario.
“Esta baja nos pone contentos, pero también sabemos que todavía falta. Es una noticia que nos da esperanza, nos confirma que estamos en un buen camino. Desde que tenemos estadísticas confiables, 2.700.000 personas lograron salir de la pobreza y 610.000 salieron de la indigencia”, finalizó Macri en su discurso en la Quinta de Olivos. 
 

 

 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...