Otra muerte misteriosa de una joven enlutó el Día de la Mujer en Salta

Mientras el centro de la ciudad fue el epicentro de distintas manifestaciones de las mujeres de Salta, en la margen izquierda del río Vaqueros una muerte más ensombreció la recordación del Día Internacional de la Mujer.
Fuentes fidedignas confirmaron anoche que el hallazgo fue denunciado por un vecino de la zona que advirtió en uno de los tantos brazos del río Vaqueros el cuerpo semidesnudo de una mujer joven.
Patrullas de la Policía local llegaron al lugar señalado y corroboraron la infausta noticia.
Desde allí al cierre de esta edición la información fue casi nula.
Se dijo oficialmente que el cuerpo de una mujer robusta, de tez trigueña, pelo claro, de unos cien kilos de peso aproximadamente no pudo ser identificada por la policía ni por ningún vecino de la zona.
Trascendió que tampoco hubo horas antes el pedido de búsqueda de alguna mujer residente en ese punto de la capital.
El lugar del hallazgo presenta similitud con la escena de un crimen aún sin resolver, el de Daniela Paola Guantay, ultimada sobre el lecho seco del río Vaqueros a la altura del barrio Juan Manuel de Rosas.

Las voces barriales ayer consultadas por nuestro medio estaban todavía shockeadas por la noticia. 
Una fuente consultada en las cercanías dijo, sin ambages, que el camino construido por la ripiera o cantera de áridos es frecuentado día y noche por carreros y automovilistas que buscan la soledad de ese lugar, que a la vez es refugio de personas adictas a las drogas.
La fuente aseguró que el lugar donde se encontraba el cuerpo no presentaba una profundidad como para hacer pensar que la mujer podría haberse ahogado, aunque aclaró que el río crece y merma de caudal rápidamente en los últimos días por las intensas lluvias en las serranías de Lesser. En ese contexto de misterio el fiscal actuante ordenó preservar el lugar o escena de los hechos y este dato confirmado luego por la policía acercó la muerte a un posible dolo o delito.

Este nuevo y luctuoso suceso conmocionó a la ciudadanía en la hora postrer de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, que cerró amargamente con la infausta nueva.
No hubo información ni de identidad ni de las causales del deceso de esta mujer que abre otro desafío para la Justicia penal de los salteños.

Lo oficial

Anoche, tras tomar estado público no solo el hecho sino imágenes del mismo, la Fiscalía Penal 2 de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas en turno, a cargo de Pablo Paz, se encargará de la investigación del hallazgo del cuerpo sin vida de una mujer ocurrido cerca de las 17 de ayer en barrio Juan Manuel de Rosas.
Según el parte de prensa de la fiscalía, el cadáver fue ubicado a través de una llamada anónima al 911. El mismo se encontraba “en un arroyo próximo a una empresa que realiza extracción de áridos en el río Mojotoro. El cuerpo pertenece a una mujer de entre 45 y 50 años, de 106 kilos de peso y que no portaba ningún elemento que permita su identificación”. 
Paz dispuso que tome intervención el Cuerpo de Investigaciones Fiscales para realizar las pericias en el lugar y la División Homicidios se hizo cargo de las tareas investigativas.
Hasta anoche no se había podido establecer la identidad de la fallecida cotejando con el registro de personas reportadas como desaparecidas en toda la capital.
En un examen preliminar, se pudo determinar que el cuerpo no presentaba lesiones evidenciables que permitan presumir la comisión de un delito; no obstante, anoche se realizaba la autopsia para tratar de establecer causa y data de muerte de la mujer. 
Una fuente de la investigación aseguró que, por ahora, nada está descartado.
 

Otro caso a metros

El 28 de febrero de 2016, Daniela Paola Guantay salió de su casa, en el barrio Juan Manuel de Rosas. En la vivienda habían quedado sus tres pequeños hijos y Verónica Guantay, su mamá.
Pasaban las horas y ella no regresaba. La madre comenzó a preocuparse y al día siguiente fue a la Policía a denunciar su desaparición, pero, según dijo la mujer, en ese momento no quisieron tomarle la denuncia y le recomendaron que esperara, que ya iba a volver.
El 7 de marzo, cerca de las 13.30, dos vecinos del barrio Juan Manuel de Rosas vieron restos humanos sobre una de las orillas del río Mojotoro, sobre un terreno pedregoso, cubierto de arbustos y malezas; desde entonces el caso nunca fue esclarecido y ya no tiene sospechoso alguno. 
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...