El interminable Damián Bensi: “Jugaré hasta que las piernas me digan basta”

¿Cómo fueron tus inicios?
En Santa Ana había una Liga que se llama Lifsa (Liga Infantil de Fútbol de Santa Ana). Era una liga muy conocida en Salta. De ahí salieron muchos jugadores como David Gambini, Sebastián Arenas, Mauricio Chaneton, varios jugadores que pasaron por esa liga. Yo tenía 11 años, terminaba los viernes la escuela y preparaba el bolso para irme el fin de semana a Santa Ana, a lo de unos tíos. Ahí arranque, ahí fue donde decidí que me gustaba el fútbol. Uno siempre aspira siempre al estudio, pero me volqué al fútbol y desde los 11 años hasta el día de hoy no me arrepiento de la decisión que tomé.

¿Tu formación como jugador dónde tuvo sus orígenes?
Pasaron los años y pude entrenar en el club Mitre. Jugué un par de partidos en quinta y sexta división y a los 15 años ya estaba jugando en Primera. Fue muy determinante en mi carrera comenzar en esa edad y los técnico que tuve en esos momentos me enseñaron el respeto por el fútbol: Jorge Honecker, Damián Fosatti y Chiqui Castaño. Hasta el día de hoy sigo diciendo que Jorge (Honecker) es uno de los mejores técnicos que tiene Salta, no solo por lo que trabaja tácticamente un partido, sino por lo que enseña en la vida.

Saliste campeón con Mitre y eso te abrió una puerta grande...
Fue la primera vez que Mitre salió campeón en su historia, en el 2006. Ese año me fue bien, terminé goleador del equipo, me salió la posibilidad de venir a Central Norte por tercera vez. Porque la primera vez que vine fue en el 98. Palito Álvarez me llamó y me vine, fue el primer paso importante en mi carrera. Cualquier jugador quiere jugar en un club grande de Salta, eso fue clave en mi carrera. También me dirigió Atilio Oyola en la segunda etapa en Central y en la tercera etapa jugué el Argentino A.
 

¿Se puede vivir del fútbol?
No solo en Salta, en el norte de la Argentina es complicado vivir del fútbol. No vivís para salvarte, sino para pasar el mes. En Salta me pasó de trabajar de otras cosas para sostener a la familia. También en Jujuy y en Tucumán trabajé para un dirigente que tenía una empresa. La ayuda nunca está de más.

¿Cómo hacés para seguir vigente en el fútbol?
Yo siempre me cuidé y en eso le agradezco mucho a Honecker, que me inculcó tener disciplina. Yo, gracias a Dios, no tengo vicios, tengo una conducta excelente, ahora me toca cuidarme más en la comida y asistir al gimnasio, porque aunque uno no quiera los años llegan y vas perdiendo fuerza y también corrés menos, pero al entrenamiento lo ayudo con el gimnasio para sentirme más firme en cada partido.

¿Qué te motiva a seguir jugando?
Cuando en su momento lo quise dejar y dedicarme a trabajar me costó mucho. Estuve tres meses sin jugar al fútbol y me dolió. Con esta temporada, serán 22 años jugando y puedo decir que me fue bien, comparado con otros buenos jugadores que conocí, que solamente pudieron jugar en Salta. Se me abrieron las puertas en otras provincias y en otros países. 

¿En qué países jugaste?
Estuve en Bolivia jugando en Real Potosí y también en México, en el Querétaro, donde me dirigió Antonio Mohamed, con quien tuve un entredicho y me terminó desafectando. En Bolivia, estuvimos a un punto de jugar la Copa Libertadores con Real Potosí. 

¿Te considerás uno de los últimos enganches “clásicos”?
Muchas veces lo charlé. Hoy el fútbol es todo correr, centro, pelota parada, táctica. Antes, tenías que ingeniártelas dentro del partido para buscar un resultado. Si bien ahora uno sigue las órdenes del técnico, antes a las decisiones las tomabas dentro de la cancha. Hoy por hoy, es más fácil, es desbordar, tirar el centro y volver a tu lugar. Antes trataba de hacer una buena jugada, de descargar hacía atrás, de no tirar un centro a cualquier lado. 

¿Hasta cuándo vas a jugar?
Primavera tiene buena convocatoria y me trae recuerdos cuando entro a la cancha, eso es lo que más motiva. Este año quiero conseguir el objetivo con Primavera, estamos bien encaminados, con un buen plantel, un buen grupo humano. Es un año complicado y en el fútbol hay mucho parate. Voy a seguir hasta que las piernas digan basta. Hoy me siento bien. La idea es esa, aportar lo mejor para el equipo. Por razones laborales, me toca entrar desde el banco, pero cuando me toca entrar trato de dejar todo. Uno se entrena solo, de noche, cuando puedo ir a las prácticas a la tarde, lo hago.

¿Hay algo por lo que te lamentés y algo por lo que le agradezcas al fútbol?
Tener un poquito más de suerte en los clubes donde tenía un contrato cerrado y por “x” motivo se caían, pero siempre voy a ser un agradecido del fútbol, porque conocí muchos lugares, conocí gente. Tengo muy buenas amistades gracias al fútbol. Los ascensos son siempre bien recordados. Conocer a la madre de mi hija es algo que no puedo dejar pasar, tengo dos hijas maravillosas gracias al fútbol.

Además del fútbol, ¿a qué te dedicás?
Hago un poco de todo. Trabajo en un taller mecánico, me gusta la mecánica de motos. Trabajo con un amigo que tiene una fábrica de muebles. Ahora estoy esperando una propuesta laboral de una empresa, pero siempre haciendo un poco de todo para ayudar a la familia. Viví 22 años del fútbol y viví bien. 

 

  • La trayectoria 

Mitre
Central Norte
Argentinos del Norte
Pellegrini
Progreso
Libertad de Campo Santo
Pizarro de Orán
Villa Primavera
Altos Hornos Zapla
Monterrico
Atlético Concepción
Policial de Catamarca
Mandiyú de Corrientes
Sportivo Patria Formosa
9 de Julio de Morteros
Alianza de San Juan
Real Potosí, Bolivia
Unión Tarija
Querétaro de México
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...