Tabaco
Control de enfermedades en el Valle de Siancas
En esta zona productora de tabaco, las patologías más comunes son mosaico, corcovo y polvillo, causadas por Tobacco Mosaic Virus (TMV), Tospovirus y Potato Virus Y (PVY) respectivamente. Las plagas generan un gasto importante a tener en cuenta.

Por Ing. Mónica Rivadeneira, EEA INTA Salta

El cultivo del tabaco en los valles templados de Salta y Jujuy abarca alrededor de 40 mil hectáreas y representa una parte muy importante de la economía regional de estas provincias. Muchos factores de manejo cultural hacen a su rentabilidad. Se destacan el cuidado físico, químico y biológico del suelo, el adecuado uso y manejo del agua de riego, el número adecuado de labranzas, además de una nutrición adecuada, por nombrar aspectos generales. Las plagas y enfermedades representan también un aspecto importante a tener en cuenta por el daño que causan y los gastos en los que se incurre para su control. 
Entre las diversas patologías, las de origen viral no siempre son bien identificadas y por lo tanto no bien cuantificadas respecto del daño y pérdidas que ocasionan. En los últimos años, desde el área de Sanidad Vegetal de la INTA EEA Salta, se realizaron seguimientos de virosis de tabaco en el Valle de Siancas, a fin de identificar estas enfermedades y cuantificarlas. 

En esta zona productora, las virosis más comunes del tabaco son mosaico, corcovo y polvillo, causadas por Tobacco Mosaic Virus (TMV), tospovirus y Potato Virus Y (PVY) respectivamente. Su cuantificación se realiza mediante los parámetros de prevalencia (cantidad de lotes con presencia de una patología viral sobre el total de lotes relevados) e incidencia (cantidad de plantas afectadas con un determinado virus en relación al total de plantas observadas del lote). 
En este tercer año consecutivo de seguimiento, se registró en los lotes comerciales relevados, un aumento de la prevalencia e incidencia de corcovo. Este incremento ocurre de manera sostenida en los años de registro, como puede apreciarse en los gráficos. Respecto a la incidencia, hubo lotes con hasta el 18.76% de las plantas afectadas, lo que no sucedió en campañas anteriores. Por ello es conveniente revisar algunos conceptos para entender mejor la epidemiología. 

Las patologías
El corcovo del tabaco es exclusivamente transmitido por pequeños insectos llamados trips, los cuales adquieren el virus solo en fases muy tempranas de su ciclo de vida y lo transmiten de adultos. Estos son incapaces de transmitir el virus a su descendencia. Cuando el cultivo de tabaco no está presente, el virus sobrevive en otras plantas cultivadas (tanto en invierno como en verano), en plantas “guachas” y en malezas. La presencia de esta virosis en el tabaco es el resultado de complejas relaciones y superposición de ciclos de vida de plantas hospederas en la zona y de trips asociados a ellas. Es importante tener presente la sintomatología de las plantas enfermas para su correcta detección, la cual varía con la edad de la planta y el nivel de infección. Los síntomas pueden aparecer a partir del cuarto día en que trips infectados se alimentaron de la planta, los almácigos pueden morir en la semana siguiente.

En plantas mayores se visualiza una deformación de las hojas superiores, las cuales se tornan asimétrica, el brote terminal se “encorva”, pueden observarse manchas anulares en las hojas jóvenes, que van uniéndose y porciones de hoja van muriendo, también se observa las nervaduras de las hojas marrones porque colapsan, entonces la planta deja de crecer. Luego aparecen estrías negras en el tallo y finalmente la planta muere. También puede ocurrir que la planta parezca recuperarse y emitir brotes nuevos, pero finalmente estos también mostrarán la sintomatología descripta y la planta morirá.

Debemos tener presente que respecto a las enfermedades virales de las plantas, el único manejo posible es la prevención de su ocurrencia y limitar su dispersión. También debemos saber que los virus de vegetales sobreviven sobre hospederos vivos, sean plantas o insectos. De los seguimientos realizados por técnicos de la INTA OIT Güemes, surge que, cuando se cuenta con personal experimentado para el transplante, generalmente los plantines enfermos con corcovo son eliminados en el arrancado.

La enfermedad ocurre posteriormente en el campo por la llegada a los lotes de trips infectados, provenientes de las malezas aledañas a los lotes o bien transportados por el viento desde zonas más alejadas. Entonces, en etapas tempranas del cultivo, es imprescindible el recorrido por las parcelas, observando para la identificación y eliminación de plantas con la sintomatología descripta, para lo cual se aconseja consultar previamente con referentes en sanidad vegetal de tabaco. También evitar las malezas durante toda la etapa del cultivo, aún en la época de verano, ya en la etapa de cosecha, pues entonces crecen abundantemente ayudadas por las lluvias estivales.

Debe tenerse en cuenta que las malezas son imprescindibles para que el virus sobreviva en el lote hasta la próxima campaña o dependiendo de la hortaliza invernal que se cultive, si esta es hospedera de tospovirus se transmitirá al tabaco.