Denuncian por racismo a Jair Bolsonaro, el precandidato presidencial ultraderechista de Brasil

El precandidato presidencial ultraderechista Jair Bolsonaro fue denunciado hoy por la fiscal general, Raquel Dodge, por el delito de racismo, luego de haber denigrado a los descendientes de esclavos africanos.

Bolsonaro, un diputado excapitán del Ejército, marcha segundo en las encuestas y sería uno de los favoritos en caso de que la justicia electoral impida la candidatura del líder en las encuestas, el detenido expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.

La fiscal general también denunció al hijo de Bolsonaro, el diputado Eduardo Bolsanaro, por amenazar a una periodista.
Bolsonaro fue denunciado por racismo por su discurso en ocasión de haber sido invitado el año pasado al club de la comunidad judía Hebraica, en Río de Janeiro.

"El afrodescendiente más liviano pesa siete arrobas, no hacen nada, no sirven ni para procrear y el Estado gasta con ellos unos 300 millones de dólares anuales", dijo Bolsonaro.

En ese marco, Bolsonaro dijo que si es electo no otorgaría tierras ancestrales a los indígenas ni a los descendientes de esclavos que viven en quilombos, las comunidades que formaron hasta el siglo XIX los que escapaban de sus captores.

Brasil fue el último país de Occidente en abolir la esclavitud, en 1888, y tiene casi el 53% de su población afrodescendiente, según estadísticas oficiales.

"Una vez fui a un quilombo. El afrodescendiente más liviano pesa siete arrobas, no hacen nada, no sirven ni para procrear y el Estado gasta con ellos unos 300 millones de dólares anuales", dijo Bolsonaro.
Y en su discurso agregó: "Si depende de mi, todos tendrían un arma y no habrá un centímetro de tierra para indígenas o los quilombos. Porque donde hay tierra indígena hay riqueza en el suelo".

La denuncia
La fiscal sostuvo en su denuncia, por un delito que tiene hasta 3 años de prisión, que Bolsonaro, del Partido Social LIberal "trató con total menosprecio a los integrantes de comunidades quilombolas, refiriéndose a ellos como animales, usando la palabra arroba".

Bolsonaro, del Partido Social LIberal "trató con total menosprecio a los integrantes de comunidades quilombolas, refiriéndose a ellos como animales, usando la palabra arroba", señaló la fiscal Dodge.

"Esto -agrega la acusación- rememora la esclavitud, en la cual los negros eran tratados como mercadería y viola toda la normativa nacional e internacional sobre la igualdad entre seres humanos como derecho humano universal y protegido", dijo Dodge.
La pena por racismo en Brasil es imprescriptible y la fiscal general pide también 130.000 dólares de resarcimiento por haber ofendido a una comunidad.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...