Barbarán habló de todo: “El socio de Juventud pide obras más que ascensos”

Juan Barbarán, quien fue la cabeza visible de la oposición a José Muratore en las elecciones en Juventud Antoniana de febrero de 2017, se refirió en diálogo con El Tribuno al momento institucional del santo, al fracaso deportivo, a la discutida gestión de Pepe y al posible llamado anticipado a elecciones, posibilidad que miran con escepticismo, ya que descreen de la posible salida prematura del presidente.

“Somos escépticos. Hasta que no veamos plasmado oficialmente el llamado a asamblea extraordinaria no vamos a iniciar acciones tendientes al armado electoral. Ya oímos de varios intentos de renuncia del presidente que quedaron en la nada, por lo que nada hace pensar que esta vez será diferente. Nuestra mirada está en diciembre. Ojo, también puede ser que el llamado a elecciones sea en 60 o 90 días, pero que la fecha sea diciembre, hay que tener cuidado con esa subjetivación”, consideró Barbarán, para posteriormente aclarar: “No estamos pensando en la lista ni en si yo iré a la cabeza. Pero vimos con agrado que hay gente que quiere participar de nuevo en la vida institucional. Queremos armar una lista de consenso, hablar entre todos para que Juventud salga adelante. El año pasado salimos totalmente solos a enfrentar a esta CD, con todo lo que ello implicaba, porque nadie más quería participar”. 

A renglón seguido, el socio antoniano se refirió al carácter personalista de esta dirigencia: “Una de las bases piramidales de nuestra propuesta fue que Juventud vuelva a ser un club de puertas abiertas donde el socio pueda tener los balances a disposición el día que quiera, que sepa en qué estado está cada proyecto. Hay que sacar adelante al club entre todos, no se puede seguir más con el viejo modelo de un jefe a la cabeza y 5 o 6 personas que digan a todo que sí, como pasa ahora. Eso ya no va más”.

En cuanto al orden de prioridades, el ex candidato puso la faz institucional por sobre lo deportivo. “Me sorprendí gratamente en la última campaña; allí la mayoría de los socios pedía crecer institucionalmente, que seamos un club serio de una vez por todas. Hoy piden obras más que ascensos”, manifestó.

Por otra parte, al opinar de los banderazos y los insultos recurrentes en la platea a la dirigencia cada vez que el santo jugaba de local, Barbarán opinó con sensatez: “No me parece esa la mejor manera de expresar el disconformismo. La mejor manera es ser una oposición como la constituimos nosotros. Si uno quiere cambiar las cosas del club tiene que participar e involucrarse. Que el hincha participe, que se arme otra lista, mientras más amplio sea el debate, mejor”.
 

El santo no presentó equipo en las inferiores

Las inferiores de Juventud no presentaron equipos en ninguna de sus categorías para el encuentro de la primera fecha con Pellegrini. Y a esto también se refirió Babarán, contradiciendo a Muratore, quien había expresado que su fracaso fue solo deportivo: “La crisis institucional es profunda, no hay dudas. No es casualidad que se fueran dos tesoreros, ni que las inferiores hayan decidido no participar porque no tenían prendas para salir a la cancha, ni que no se haya hecho la asamblea extraordinaria en 2017. Si eso no es crisis, ¿qué es?”, se despachó.

“Pensé que aquella final por el descenso iba a ser un trampolín para reaccionar. El órgano de fiscalización hace lo que puede, se cansó de solicitar reuniones. Es una pared contra la que chocamos continuamente. Con aquel balance que se aprobó a libro cerrado, si le quedaba caudal político a esta dirigencia, el momento de quiebre fue ese. Allí perdió la confianza del socio”, cerró.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...