Hace un año, el gobernador Juan Manuel Urtubey anuló un concurso judicial con el que se elegía a cinco camaristas. Semanas antes, la secretaria relatora ante la Corte, Marcela Von Fischer, había interpuesto un amparo marcando vicios e irregularidades como cambios en el cronograma y la unificación de los exámenes, pese a que eran cinco cargos en selección. Fue un escándalo que derivó a la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Santiago Godoy, vicepresidente del Consejo de la Magistratura, interpuso un recurso extraordinario federal luego de que una Corte ad hoc convalidara la decisión de Urtubey. 
El máximo tribunal consideró inadmisible la presentación y ahora se deberá convocar a procedimientos por separado para las salas de la Cámara Civil y Comercial. A un año, habla Von Fischer y remarca el peso de la resolución de la Corte Suprema. 

Usted puso un recurso de amparo contra un concurso de camaristas. Un año después, con una decisión de la Corte Suprema, queda firme la suspensión... ¿Cómo tomó esa medida?

Resulta un fallo muy auspicioso. Ha transcurrido exactamente un año desde que salió la sentencia de la Corte de Justicia local y he logrado esta decisión. Verdaderamente es muy interesante este rechazo de la queja planteada por el Consejo de la Magistratura. La Corte Suprema aplicó el articulo 280 del Código Procesal de la Nación, con lo cual declara inadmisible directamente el recurso y deja firme lo resuelto por la Corte de Justicia local. Se comprueban todas las irregularidades que habían sucedido en aquel concurso. 

Fueron varios puntos que usted marcó como irregulares y en primera instancia fueron rechazadas... 

Se había modificado el cronograma original. Eran cinco concursos, uno por cada sala de la Cámara. Poco a poco se fue alterando y terminamos en un solo examen escrito y en una sola entrevista personal. En realidad, muchos de los concursantes se habían presentado a los cinco cargos, pero otros o no. Entonces se violentaba el principio de igualdad, se alteraban las oportunidades que tenía cada concursante. 

Dos de las postulantes ya habían tenido conocimiento de los casos prácticos porque habían actuado en esos juzgados... ¿Qué impacto tiene la resolución de la Corte Suprema?

Esas cuestiones fueron planteadas en su momento. Lo interesante de resaltar es que la Corte Suprema, con esta decisión, convalida, deja firme lo resuelto por la Corte de Justicia local en cuanto a que se comprobaron vicios graves, groseros en ese procedimiento, al alterarse ese cronograma original, que es un acto central de todo procedimiento público de selección. Son las claras reglas de juego a la que se someten todos los interesados en participar. Entonces si a nosotros nos afectan esas reglas para llevar adelante el procedimiento, se pierde seguridad jurídica. 

¿Hace falta algún cambio en el Consejo de la Magistratura? Si usted no presentaba el recurso, quizá no pasaba nada...

Bueno, esto también es un mensaje que envía la Corte Suprema al convalidar el fallo de la Corte local, queda claramente señalado que no se puede actuar con discrecionalidad. Por más independencia funcional que pueda tener un órgano, como ocurre con el Consejo de la Magistratura. Esto significa que no puede apartarse de la legalidad, tiene que actuar de acuerdo a las normas que nos rigen, eso es fundamental. Siempre nos planteamos que la Justicia es lenta, que la Justicia no ayuda, pero no tenemos que caer en esas actitudes y tenemos que hacer algo. Cada uno tiene que poner un granito de arena. Si cree que algo no es correcto, si están afectados sus derechos y garantías, debe hacer los planteos pertinentes. Este resultado obtenido en la Corte Suprema de Justicia de la Nación también alienta a no quedarse en silencio. Por ahí estamos como anestesiados, hay que ejercitar los derechos. En su momento, el gobernador de la Provincia había mencionado su intención de elevar un proyecto de ley que incorporaba la figura de los consultores técnicos, modificando así la ley 7.016, norma orgánica del Consejo de la Magistratura. Entonces, este tipo de medidas serían muy auspiciosas en pos de la transparencia que es necesario lograr en este tipo de procedimientos. 

Justamente, en este concurso mucho de los integrantes del Consejo no eran especialistas en Derecho Civil...

La particularidad de este concurso, que lo hacía muy singular, es que por distintos motivos se habían excusado tanto el presidente el Consejo, el doctor Abel Cornejo, como el vicepresidente, el doctor (Guillermo) Catalano. Así, la representación de la Corte de Justicia había quedado vacía. Eso es interesante señalar. 

Tras su presentación y la suspensión del concurso, hubo integrantes del Consejo que expusieron “violencia moral”. ¿Cómo lo vivió usted a eso?

De eso no voy a opinar, porque eso pasa por el fuero íntimo de cada persona. 

¿Se presentará en un nuevo concurso?

Yo tengo un interés legítimo de continuar concursando, siempre y cuando no se trate del mismo Consejo que cuestioné. 
.
 
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...