El Indec confirmó que en marzo, para acceder a la Canasta Básica Total y no caer en la pobreza en la ciudad de Buenos Aires y el conurbano, una familia necesitó 17.867,28 pesos. Esta cifra alerta al Gobierno nacional, al igual que el último índice de aumento de precios que estuvo en el 2,3 por ciento. En una entrevista con Código Político, el presidente Mauricio Macri expresó preocupación por el tema y reconoció que cuando asumió creyó que iba a poder “bajar más rápido” la inflación.

“Soy el primero en saber que todo cuesta. Pero antes nos estábamos enterrando y ahora estamos creciendo. Pensamos que íbamos a poder bajar la inflación mucho más rápido, pero igual la estamos bajando. El compromiso con llegar al dígito sigue, porque sabemos que afecta a los trabajadores. El descalabro tarifario que había era una inflación oculta y significó mucho más de lo que imaginábamos”, afirmó el jefe de Estado.

El mandatario se refirió a la discusión por los aumentos de los servicios públicos, uno de los temas que se instaló hace unos días en el Congreso. Macri advirtió que el incremento de tarifas ya se había definido en audiencias públicas, donde se debatió y se “trazó el rumbo para los próximos años”. “No hay otro camino. Es el único posible. Es la realidad. A nadie le gusta aumentar el gas y la luz, pero un país no funciona sin energía, como pasa ahora en Venezuela. Íbamos por ese camino. Ellos ya no están teniendo ni combustible”, aseguró.

Además, relativizó las críticas que se le hacen el ministro de Energía, Juan José Aranguren, por la manera en que aplicó la suba en los servicios públicos. Macri dijo que “es mentira que los subsidios no los paga nadie” sino que “todos nos hacemos cargo. El que dice lo contrario, miente. Podemos cambiar 20 veces al ministro pero, ¿qué ganamos? Lo que valen las tarifas es esto. Es la verdad”, enfatizó el Presidente.

En referencia al gradualismo en materia de política económica, Macri sostuvo que se “evitó el colapso” porque se hizo de “la manera más gradual posible” con la mira en los próximos ocho años. “¿Quién lo convenció de aplicar esta fórmula?”, preguntó Julio Blanck. “La sensibilidad de estar cerca de los argentinos. Esto no es un cambio económico, sino cultural. Una sociedad no es un tablero de control. Necesitás un tiempo de comprensión. Siempre pongo la verdad sobre la mesa”, respondió.

El mejor equipo de los últimos 50 años

Macri, también, defendió a los integrantes de su Gabinete, a quien volvió a definir como “el mejor de los últimos 50 años”, en el que según él hay “gente capaz, con buenas intenciones y honesta”. Además opinó sobre la diferencia interna entre los funcionarios por la repatriación del patrimonio que tenían en el exterior, ya que algunos trajeron su dinero a la Argentina y otros no.

“En su historia de trabajo ellos tienen un patrimonio declarado. Muchos vivían fuera del país. Algunos trajeron algo acá”, opinó el mandatario. “¿No hay una tensión entre lo ético y lo moral?”, interrogó uno de los conductores. “Qué evolución. Ya no hablamos del enriquecimiento sino que hablamos de la plata que ganaron antes. Es valioso. Viajo con ellos. Veo el respeto que tienen en el Banco Mundial o en otros lados del mundo cuando negocian. Esta es la Argentina, no la anterior”, comentó.

La reelección

El camino al 2019 está más cerca de lo que parece. Frente a eso, en diferentes oportunidades, el Presidente ya había anunciado que iba a buscar una reelección. Cuando los conductores lo consultaron por el tema, Macri aseguró que su principal proyecto es fortalecer el cambio cultural. “Mi tarea es levantarme y ver qué puertas puedo abrir. El sistema tiene que permitir la rotación. Uno no puede quedarse agarrado al sillón para toda la vida porque esta es la vaquita que yo ordeño y no la suelto. No vine a ordeñar nada. Vine a dar servicio público porque me gratifica ayudar a los demás. Siento eso como presidente”, cerró.

"Al que afana lo mato"

Pero también se refirió a su relación con Elisa Carrió, opinó sobre Cristina Kirchner, contó por qué removió al economista Alfredo Prat-Gay de su Gabinete, reveló cuál fue la peor noche de su gestión y comentó lo que le dijo a sus funcionarios el día que asumió como Presidente.

"El 10 de diciembre de 2015 les dije a mis ministros: El que afana, lo mato", comentó. "¿Tuvo ganas de matar a alguien?", preguntó el conductor. "Por suerte no. Venimos bien. La consigna sigue ahí. Frente a tanto pedir que los argentinos pongan el hombro y empujen lo mínimo que tenés que hacer es no tocar lo que es suyo", respondió el mandatario.

LO QUE DECIA MACRI DE LA INFLACION

Sobre Carrió dijo que es "una buena compañera de ruta"; de Cristina opinó que "le cuesta ver la realidad"; y acerca de Prat-Gay manifestó que es "un economista y político que está buscando su lugar". A fines de 2016, el jefe de Estado echó el entonces encargado del Ministerio de Hacienda y Finanzas. "Sentí que tenía la necesidad de cambiar. A veces es ingrato decirle a alguien que necesitamos un cambio para que funcione bien un equipo, pero eso no le quita los talentos y las virtudes que tiene", explicó Macri.

Además, reveló su pensamiento acerca de cuál fue el peor día de la administración que encabeza, que lleva poco más de dos años. "Fue la noche de la Reforma Previsional", respondió.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...