Un merendero en La Silleta necesita un horno grande

La gente solidaria de La Silleta necesita ayuda. Ellos tienen un merendero que funciona hasta como comedor a causa del significativo incremento de personas que necesitan alimentarse.

El merendero funciona en la calle Ricardo Romer 614 de la localidad del Valle de Lerma. Está abierto todos los días y ahora también brindan un almuerzo los domingos y es evidente que las necesidades son grandes.

Van niños de las familias de trabajadores del tabaco en su gran mayoría.

En estos últimos meses la concurrencia se duplicó y eso no es un buen indicio de la realidad social vallista.

"Nosotros cerramos diciembre del 2017 con al menos 75 niños. Retomamos en abril de este año con más de 150 niños y eso es todo un desafío para quienes estamos manteniendo este espacio de solidaridad", dijo Jimena Calafiore, que está al frente de todo el trabajo de dar de comer a tamaña cantidad de personas.

No solo van niños. Van sus madres y se sumaron ahora abuelos y personas enajenadas en situación de calle.

El Tribuno estuvo acompañando la preparación de las milanesas con puré que se sirvieron en esas mesas que se dobla en varios turnos para que todos coman, días atrás.

Sopa y mandarinas completaron el menú.

La estructura que tenía hoy ya no quedó obsoleta. Su capacidad operativa material resulta incapaz. Solo los voluntarios ponen todo y con eso salen, pero necesitan más cosas.

Para preparar las milanesas estuvieron varias horas y Gladys, la mamá de Jimena, se dedicó solamente a la fritada. Tuvieron que hacer dos tandas de platos y cubiertos.

Necesitan un horno grande para hacer más comida en menos tiempo. Es por eso que acuden a la solidaridad del pueblo salteño por ayuda.

Grupo solidario

Desde hace 6 años que el grupo solidario, que no tiene nombre, está con el merendero. Que ya se hizo ropero, comedor, sanador y activador de acciones de satisfacciones.

Allí colaboran un grupo de amigas de las oficinas de la Anses, chicos del colegio Zuviría, amigos voluntarios que sirven desayunos los domingos y el eterno grupo franciscano "Tomma 23" liderado por el hermano César Aguirre.

Es el mismo grupo que logró organizar una cena de Navidad para las familias campesinas el año pasado.

Hoy, esa ayuda necesita una mano con un horno tipo pizzero, cubiertos, platos, alimentos no perecederos , ropa, útiles escolares y todo lo que pueda necesitar un niño en un contexto rural desolador.

Para comunicarse con Jimena Calafiore hay que llamarla al 387 155 825661.

.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...