Se viene una reunión clave para el ascenso que cambiaría el mapa del fútbol

El fútbol argentino continúa en etapas de replanteos, sumas de posiciones, debates, interrogantes idas y vueltas y escasas certezas. Y los que más sufren esta instancia de transición son los pujantes clubes del ascenso, y en especial los del interior del país, los que padecen la mala organización de torneos federales estacionales en los que se acumula solo un promedio de seis meses de competencia bruta por año.

Y mientras la mayoría de los altos dirigentes de los clubes metropolitanos hoy están con la cabeza y los sentidos puestos en el Mundial Rusia 2018, que ya está a la vuelta de la esquina, hay decenas de instituciones que necesitan una claridad urgente desde el seno de la AFA para comenzar a delinear sus futuros y saber qué será de sus vidas. 

Muchos de ellos, sobre todo los que militan en el extinto torneo Federal B, y los que viven de ellos (mutará en el torneo Regional Federal Amateur 2019) no saben si permanecerán parados todo el año (el último torneo de la cuarta categoría finalizó en diciembre de 2017), si habrá un torneo de transición o si recibirán invitaciones. Lo cierto es que hoy, desde las 15, en el predio cerrado que posee la AFA en Ezeiza, se reunirá el comité ejecutivo con las mesas de los clubes metropolitanos y federales para definir si finalmente habrá reforma de la B Nacional o no, en un cónclave que, según se espera, puede ser el definitivo.

La discusión sobre la reforma de la máxima divisional de ascenso, que impactaría directamente en el torneo Federal A y en los clubes que llegaron a instancias finales en el último Federal B (como el caso de Central Norte), viene siendo postergada desde hace tiempo por hallarse en curso el campeonato a modificarse, pero también por la resistencia de varios clubes de la segunda división a fragmentarse.

Pero el proyecto sigue en pie y hoy podría ser un día histórico, ya que fuentes cercanas a AFA estiman que podría definirse la reestructuración de la B Nacional: es decir, se ampliaría el cupo de equipos de 25 a 36 o a 40 clubes y se dividiría en dos zonas: metropolitana e interior. Esto permitiría que se cursen invitaciones masivas a B Nacional desde la B Metropolitana y el Federal A, hasta completar las 11 o 15 plazas faltantes entre los dos torneos, procurando equiparar el número de equipos bonaerenses con los del interior. Gimnasia y Tiro no sería beneficiario de invitación al quedar eliminado en octavos de final del Federal A. Mucho menos Juventud, que penó en una reválida. Distinta es la situación del cuervo, que no se descarta que sea invitado al Federal A para compensar las fugas. 

De todo esto podría existir un panorama más clarificador tras la cita de hoy.

 

Sale el último boleto rumbo a la gloria

A la espera de posibles reestructuraciones, en el Federal A solo hay dos certezas: la primera es que Central Córdoba de Santiago del Estero ya alcanzó el objetivo supremo del primer ascenso a la B Nacional, tras adjudicarse el primer lugar en el pentagonal final del torneo.

Y las segunda certeza es que la restante plaza de ascenso en cancha se dirimirá ahora entre Gimnasia y Esgrima de Mendoza y Defensores de Belgrano de Villa, que vencieron en los play-offs de semifinales a Sportivo Belgrano de San Francisco y Estudiantes de Río Cuarto, respectivamente. 

El encuentro de ida se jugará en la localidad bonaerense de Villa Ramallo este domingo, a las 16. Y la revancha se jugaría el lunes 28 de mayo en el Víctor Legrotaglie del lobo mendocino. Aún el Consejo Federal no definió a la terna arbitral de la primera gran final.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...