La vieja normativa que establece multas para los vecinos que no tengan un árbol en la vereda y que el actual Ejecutivo municipal decidió ejecutar despertó una gran polémica entre los vecinos. El municipio intentó calmar los ánimos y aseguró que la sanción económica será el último recurso al que acudirá ante la infracción a la ordenanza, reglamentada hace más de 20 años. Desde los centros vecinales plantearon que hay otras urgencias en materia ambiental en la ciudad.

La ordenanza que entró en vigencia en 1994 obliga a propietarios de viviendas o baldíos a tener, como mínimo, un árbol en la vereda con espacio suficiente para crecer. Para los infractores, se establecen multas que se rigen por el precio del litro de nafta y pueden ir desde cien a mil litros de nafta, lo que supone un valor de $3.100 hasta $30 mil. Los controles ya se iniciaron por el macrocentro, donde se identificaron más de 600 cazuelas sin árboles o tapadas.

La difusión de la medida fue festejada por algunos vecinos, mientras que otros se quejaron por temor a ser multados o por considerarla una "medida incoherente".

"No es intención de esta gestión generar multas e infracciones, sino generar una Salta más verde, sustentable desde el punto de vista de la conciencia", indicó Gastón Galíndez, secretario de Ambiente municipal. El funcionario además explicó que apelarán a que el vecino tome conciencia y, mediante su propia voluntad, adopte la decisión de plantar un árbol.

La concientización llegará mediante campañas de difusión en medios de comunicación y redes sociales. "La campaña va primero. Se generará conciencia y luego vienen los controles", indicó Galíndez.

Beneficios impositivos

En el mismo intento de aquietar las aguas, el titular de Medio Ambiente indicó que hay posibilidades de reflotar un proyecto del Concejo Deliberante que plantea un beneficio impositivo para el que plante un árbol en su casa. "Es una propuesta que está en debate y que seguramente se reflotará con esta noticia", aseguró el exconcejal.

 

Esto te puede interesar: Multas de hasta $30.000 a vecinos que no tengan árboles en la vereda

 

La presidenta de la comisión de Medio Ambiente, Mariana Reyes, quien debería analizar la propuesta en beneficio de los vecinos, se mostró a favor de tratar el proyecto, ya que consideró que sería positivo en contraposición de una medida que tildó de negativa. "Hay que buscar normas que incentiven el compromiso", expresó la concejal Reyes.

Para el presidente de la Federación de Centros Vecinales, Emilio Gutiérrez, la medida es positiva, aunque destacó que hay otras prioridades en materia ambiental en los diferentes barrios y que no son atendidas.

"La prioridad ambiental no debería empezar por aquí, hay mucho espacio verde en mal estado. Primero se debería ver que las plazas estén en buen estado y se haga el desmalezado, cuidar lo que ya tenemos", aseveró.

El representante de los diferentes barrios de la ciudad se refirió a la situación económica como otro agravante, ya que aseguró que hay vecinos sumidos en una difícil situación y que no podrían siquiera afrontar el costo de un árbol. Por esto, aseguró que la normativa debería ser modificada.

"Esta ordenanza se debería volver a tratar para que se tenga en cuenta el contexto social actual. No es lo mismo el año 1994 que ahora, no son las mismas circunstancias. Esto sería un nuevo impuesto más", afirmó, haciendo alusión a la carga que pesa hoy sobre los angustiados bolsillos de los vecinos, que afrontan la quita de subsidios a los servicios públicos.

El tema de las demoras en los permisos para podas y extracción fue otro punto en el que varios vecinos se detuvieron. Ante la puesta en marcha de la vieja norma, plantearon si habrá un seguimiento posterior de los ejemplares plantados.

Desde Ambiente de la Municipalidad, señalaron que se trabaja en un plan de manejo de arbolado urbano, en el que participan diferentes sectores, como viveristas, profesionales de las universidades locales, el INTA, el Copaipa y el Colegio de Arquitectos.

Asesoramiento

Este plan, que estaría terminado en dos meses, busca marcar pautas en cuanto al arbolado urbano. Indicaría los pasos a seguir para la poda, extracción, reposición y tratamiento del ejemplar. También aconsejará sobre tipos de árboles que convienen en cada zona.

Ante la identificación de la infracción, el inspector municipal le advertirá al vecino sobre la falta y le otorgará un plazo de 15 días, además de recomendarle los tipos de árboles que puede plantar.

La capacitación de los inspectores para desarrollar esta tarea también se cuestionó. Galíndez aseguró que los inspectores están debidamente preparados. Además, hizo hincapié en que los agentes municipales difundirán lo que ya está definido dentro en el Plan de Manejo de Arbolado Urbano.

Los ejemplares que se recomiendan desde el municipio son especies nativas que se adapten al suelo, al clima, al ancho de la vereda y al cableado. Se indicó que en la página web del municipio hay información disponible para los vecinos.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Encuesta

Para vos, ¿cuál es la principal preocupación en la Argentina?

La inflación
La corrupción
La desocupación
El dólar
La inseguridad
Las tarifas
El narcotráfico
ver resultados

Importante ahora

cargando...