Otra gambeta de Muratore: se queda en Juventud hasta 2019

Una vez más, todos volvieron a comerse los amagues de José Muratore, quien, en su última manifestación pública, confirmó que no renunciará en las próximas horas ni adelantará la fecha de la asamblea para renovación de autoridades, tal como lo había anticipado en los últimos tiempos. 

Por el contrario, Pepe confirmó que se quedará para cumplir la totalidad de su mandato en el Centro Juventud Antoniana, hasta agosto de 2019, impulsado y motivado por las fuerzas que le transmitieron jugadores, socios, dirigentes e hinchas del santo, según sus propios dichos, manifestando además que no le cerrarán las puertas a la convocatoria de más gente que quiera sumarse hasta el final del proceso.

La decisión del actual presidente llegó tras la reanudación del cuarto intermedio de la reunión de comisión directiva, llevada a cabo en la mañana de ayer.

Horas después, la CD antoniana recibió al órgano de fiscalización, por pedido de este cuerpo para realizar un control de balances, estados y rendición de cuentas. En esta inspección, el órgano fiscalizador notó y dejó constancia escrita del faltante de estados de caja. Los miembros se llevaron fotocopia del libro de actas, el cual será minuciosamente analizados por el órgano en los próximos días.

“Como órgano fiscalizador, cada tres meses pedimos fiscalizar. Presentamos dos notas: para pedir el libro de actas y ver los estados de caja. Nos presentaron el libro y ahora nos reuniremos los seis miembros para analizarlo. Quedó inconclusa la presentación de los estados de caja. Elaboramos una nota y desde la comisión directiva la firmaron, reconociendo que se negaron a presentar la documentación. En el caso hipotético de detectar anomalías, se hará un proceso interno para tratar de resolverlo. Y en caso de no resolverlo, se le notificará de esto a Personería Jurídica”, le dijo a El Tribuno Fernando Barbarán, miembro del órgano de fiscalización. 

“Recibimos contestaciones ambiguas, no nos dieron una respuesta clara cuando pedimos los estados de caja. Nosotros pedimos asistencia a las reuniones ordinarias, pero nunca se nos avisa. Nuestro trabajo es velar por el cumplimiento de las normas estatutarias. Para la primera reunión, el 23 de febrero, fuimos convocados y nos cerraron la puerta en la cara, no nos atendieron. Nosotros solo seguimos las vías formales”, añadió. 

Barbarán continuó considerando que no hay una apertura y esta es “una política de gestión de Muratore desde el día 1: quisieron expulsar a un miembro del órgano con una decisión arbitraria y unilateral en su momento; al ex tesorero le pusieron derecho de admisión sin ninguna razón, entre otros ejemplos”, se despachó el miembro del órgano de fiscalización de Juventud.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...