Cae el empleo en la  construcción en Salta y sube en las otras  provincias del NOA

El empleo en la construcción sigue en lento declive en la provincia. El último informe del Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción (Ieric) da cuenta de que en marzo pasado hubo una caída del 4% en la cantidad de puestos de trabajo locales, en relación al mismo mes de 2017. En febrero, en tanto, la baja interanual fue del 1,7%.

La construcción, que el año pasado fue prácticamente el único motor de la generación de empleo formal privado en Salta, dejó afuera de la actividad a 320 personas en marzo, de unas 8.000 que están actualmente registradas.

La depresión laboral en las obras públicas y privadas salteñas no se condice con lo que ocurrió en el primer trimestre en el resto de las provincias del NOA y a nivel país, en general. A excepción de La Rioja, que tiene números peores a los de Salta, en Jujuy, Tucumán, Santiago del Estero y Catamarca, la generación de trabajo subió exponencialmente.

Mientras que la media nacional en cuanto a empleo, según el Ieric, marca que el crecimiento internanual fue del 7,9% en marzo (de todas maneras, los números muestran una desaceleración en la tasa de expansión), en Jujuy llegó al 30,8%, en Santiago del Estero, 22,3%; en Tucumán, 10%, y en Catamarca, al 5,7%.

Los porcentajes sirven para tener un parámetro y corroborar que el descenso que registra Salta en la construcción no tiene que ver únicamente con la temporada de lluvia, como se suele decir. Si los factores climáticos fueran los únicos responsables, el empleo en las provincias vecinas también se hubiera resentido.

Incertidumbre

El emblema de la construcción y el que más mano de obra demanda es la edificación de viviendas. En ese ámbito se observa un retroceso en la provincia, tanto en la parte estatal como en la privada.
Los proyectos que ejecuta el Instituto Provincial de la Vivienda (IPV) con fondos nacionales vienen sufriendo demoras y aún no se diseñaron nuevos desarrollos habitacionales para el futuro.
Un ejemplo es lo que ocurre con los dúplex que se construyen en el predio Pereyra Rozas, en la zona norte de la ciudad de Salta, que estaba previsto entregarlos en octubre próximo, pero ya se anticipa un retraso de, al menos, dos meses de acuerdo a estimaciones de la Cámara Salteña de la Construcción.
Por otro lado, también están demorados los planes para suplir el recorte de recursos de Nación para la edificación de viviendas sociales con el sistema de asociación público y privada.
El IPV tenía previsto poner en marcha a principios de este año la edificación de 1.650 viviendas a través de ese método de financiamiento mixto, pero las carpetas con esos proyectos están cajoneadas desde noviembre pasado en el Ministerio del Interior y no hay certezas sobre cuándo se aprobarán. 
En cuanto a la obra pública en infraestructura, solo se tienen noticias de los trabajos que están iniciando, a ritmo lento, en las vías del Ferrocarril Belgrano.
La parte privada de la construcción está aún más complicada por la incertidumbre que existe en la economía del país, que hizo frenar varios proyectos de inversión en la provincia.
La fuerte suba de las tasas de créditos hipotecarios, la inflación que no cede y la escalada del dólar golpearon a la actividad. Hay grandes dificultades en las construcciones de edificios de altura, porque el financiamiento privado está totalmente paralizado.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...