cerrillos
Gremios denuncian "mobbing" laboral y pagos sin justificar
Llevaron los reclamos al Deliberante. Un trabajador angustiado piensa que por ser “morocho” lo sacaron del puesto.

Dos sindicatos de trabajadores municipales han denunciado el asedio laboral conocido como "mobbing" en varios casos de empleados de la municipalidad de Cerrillos, debido a los permanentes reclamos de mejoras salariales, y de trabajo que hasta el momento no tiene respuesta por parte del Ejecutivo municipal a cargo de la intendente Yolanda Vega.

El hostigamiento ha llegado a puntos extremos. En medio de un pedido de aumento de mil pesos en sus salarios, porque no les alcanza a los trabajadores para llegar a fin de mes, se han conocido situaciones de evidentes malos tratos, cambios de funciones sin justificación o la asignación de tareas desagradables. Incluso hay trabajadores que deambulan de un lado al otro, sin saber qué hacer, porque sus superiores los ignoran, "ni siquiera nos saludan", contó uno de los empleados afectados

El caso resonante de Mario Rodríguez, empleado municipal de hace tres décadas es uno de los que asombra. Tiene título y el certificado del Ministerio de Salud de la Provincia que lo avala como inspector de Bromatología, en cuya oficina estaba al frente, hasta unas semanas atrás.

Siendo jefe de esta área, de la noche a la mañana lo bajaron de categoría. Sin mayores explicaciones le cerraron la puerta de la oficina de Bromatología, y lo pasaron a administrativo, pero no le dijeron dónde.

"Yo era encargado de Bromatología, que lleva más de 20 años trabajando de forma prolija. Un día se armó una denuncia en mi contra por un particular y me separaron del cargo.

Ya presenté el dictamen previo de la Fiscalía en la que se archiva por falta de mérito, pero antes que realice este trámite estaba afuera. No escucharon mi descargo. Eso no es todo, me cerraron las puertas de la oficina, no me dejan salir a la calle, dicen que soy administrativo pero no se me notifica nada", explicó asombrado.

Rodríguez ahora atiende a la gente por consultas de trámites en un pedazo de tronco que utiliza como escritorio para su nueva función. "A mí me discriminan porque soy morocho. No encuentro otra razón", reflexionó apesadumbrado.

"Alegan que no hay dinero y siguen contratando gente para reemplazar a compañeros. Y los trabajadores no saben qué hacer, porque nadie les dice que función tienen. Es más, para dividir a los trabajadores, se paga un adicional del 45% para no hacer paro. Pero este ítem no figura en ningún lado. O sea que es una coima encubierta", sentenció Pablo Loaiza, delegado de ATE.

Natalia Sangezo, del SOEM, afirmó "no hay para nosotros pero sí para adicionales truchos y jefes de personal, que no cumplen funciones. Pedimos mil pesos de ayuda extraordinaria. Tenemos el 60% de la gente adherida a esta medida de fuerza, pero sabemos que hay más empleados, lo que no sabemos, es dónde".

Por el caso de Rodríguez, los delegados sindicales afirmaron, ante los concejales de Cerrillos, que hay casos de "mobbing" contra mujeres que necesitan medicación, y que cuando intentaron pedir permiso para llamar a sus domicilios para pedir por sus remedios, les cortaron el teléfono.

"Si algo les pasa a estas compañeras, la comuna se deberá hacer responsable", advirtieron los gremialistas.

Otro hecho que repercutió en el estado de ánimo de un trabajador fue que no lo dejaron hacer sus funciones en un área específica, pero no le dijeron que función nueva debía desarrollar. "Al querer ayudar a otro compañero de trabajo, le llamaron la atención, que él no debía ayudar en esa área. Hay varios trabajadores que andan dando vuelta, y no saben qué hacer", enfatizó la dirigente Sangezo.

Los reclamos fueron llevados en persona por cada uno de los trabajadores en medidas de fuerza al Concejo Deliberante, en donde les prometieron exigir al Ejecutivo una mesa de diálogo para saber la situación financiera real de la comuna, y sobre el personal contratado, que nadie sabe la nómina ni el costo que generan.

A qué se define como “mobbing” laboral 

En el II Congreso Iberoamericano sobre Acoso Laboral e Institucional, organizado por el Ministerio de Trabajo de la Nación y por el Ministerio de Salud de la Nación, llevado a cabo en Buenos Aires del 23 al 27 de Agosto de 2013 se definió a la Violencia o Acoso Laboral como el “conjunto de comportamientos, acciones o conductas ejercidas por una o diversas personas de forma sistemática y a lo largo del tiempo, destinadas a dañar la integridad física y psicológica de una o más personas, con un desequilibrio de fuerza, con el objetivo de destruir su reputación y sus redes de comunicación y perturbar el ejercicio de sus funciones aprovechando las deficiencias en el sistema organizativo”.
Si se tiene en cuenta todas las denuncias de los trabajadores de la Municipalidad de Cerrillos afectados por diferentes medidas administrativas, los casos encuadran claramente dentro de la definición aportada en el II Congreso Iberoamericano de Acoso Laboral. 
Aún así, el Ejecutivo cerrillano no desiste de infligir malos tratos a sus trabajadores mientras dure la impunidad y el mandato.