"No estamos cerca de un 2001, pero sí hay luces amarillas"

El dirigente industrial José Urtubey fue distinguido con un premio de la Fundación Konex, elegido entre cien personalidades destacadas de la última década en las categorías "Instituciones, Comunidad y Empresa de la Argentina". Los premios serán entregados en septiembre.

Urtubey, que llegó como vocal en el 2011 a la Unión Industrial Argentina (UIA), para luego ser presidente, fue seleccionado dentro de la categoría "Dirigentes Empresarios". En diálogo con El Tribuno, expresó que cree que su perfil es lo que lo ayudó a obtener el premio que, asegura, lo tomó por sorpresa.

"No lo esperaba. Está bueno que se valore la actitud con la que uno se para, mi estilo de dirigencia... debe haber sido en parte por eso". En un análisis de su actividad en los últimos años, asegura que sentó posturas que le trajeron más de un "dolor de cabeza". Además, señaló que este reconocimiento lo pone bajo la lupa y le demanda mayor responsabilidad. Sobre la posibilidad de involucrarse en política, no desmiente ni confirma.

"Es un año no electoral, más adelante no lo descarto", es la respuesta con la que deja abierta la posibilidad para una casi segura postulación para el año próximo.

Consultado sobre lo que algunos llaman como "corrida del dólar", intentó transmitir calma y señaló que no la ve como tal, ni que tampoco vislumbra un 2001 cercano, como advirtió Cavallo, dichos que catalogó como "insultantes para los que vivimos esa época".

De todos modos, advirtió: "No estamos bien, frente a la inestabilidad de ahora comenzaron a levantarse luces amarillas". Agregó que la situación actual debería llevar a marcar una hoja de ruta sustentable.

La estabilidad necesaria para apuntalar una industria, según el dirigente, aún no logra recuperarse desde el 2015, que habría dejado como resultado negativas etapas subsiguientes. "El 2016 fue el peor año de los últimos diez", indicó, y agregó que "en 2017 hubo tan solo un uno por ciento de crecimiento industrial". Los más castigados del sector, indicó, son los empresarios textiles.

A las causas del escenario sombrío las agrupó en lo que señala como un combo explosivo, en el que la reforma tributaria, el tarifazo y la política monetaria tendrían la mayor responsabilidad. "Unos van por la escalera y otros por el ascensor", ironizó sobre la diferencia entre los tiempos de la reforma tributaria, los aumentos en los servicios públicos y las ganancias obtenidas de la especulación monetaria. "No podés hacer una reforma impositiva cuyos beneficios van a ser graduales a cinco años", aseguró.

En cuanto al desarrollo económico, según el dirigente, se debería dar un viraje a un modelo productivo dejando de lado el actual, que define como especulativo. "Con tasas del Banco Central del 40 por ciento, a una persona le conviene más invertir en Lebac que en una pyme", ejemplificó. "Se están llevando la plata afuera", lanzó.

Consultado sobre los modos en que la administración provincial planificó la reforma tributaria, que le valieron críticas de parte de economistas y comerciantes, puso el foco en la centralización de los recursos.

"Una provincia puede alentar, puede tener la vocación de dar más crédito, creo que incluso se hicieron correcciones sobre determinadas cuestiones impositivas, pero no puede manejar la política monetaria, o la relación con los bancos", afirmó.

Para el empresario, la otra discusión pendiente es sobre la administración de los recursos. Habló de una distribución desigual, en la cual las grandes ciudades reciben mayores fondos que las provincias más pequeñas. "El federalismo es una deuda institucional del país", indicó, al mismo tiempo que catalogó al Gobierno actual como "centralista" e hizo una diferenciación en este punto con el kirchnerismo.

Ante este panorama, el camino a seguir para Urtubey es el del consenso, el equilibrio entre los que manejan la economía y el impulso a los sectores productivos. Esto, cree, le daría respiro a las víctimas del desequilibrio: los "más débiles".

El MAAM, premiado

El Museo de Arqueología de Alta Montaña (MAAM) también fue premiado por la Fundación Konex, en la categoría “Instituciones”. De esta manera, el espacio cultural fue reconocido a nivel nacional junto a otras organizaciones de respetable trayectoria como el Instituto Balseiro, Tecnópolis y el Conicet.

El sitio es reconocido por albergar a las momias del Llullaillaco, lo que lo llevó a implementar avanzada tecnología, como la criopreservación.

El museo definió al premio como una “importante distinción. El MAAM se constituye en ícono cultural y turístico a nivel nacional e internacional y se vuelve a posicionar como punto distintivo e infaltable en la visita de la provincia de Salta”, comunicó en su sitio web.

Estos premios se entregan a cien personas e instituciones destacadas del país cada diez años.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...