Chofer golpeada: "Quería que yo me  baje del colectivo  para matarme a  piñas"

María Fernanda Aquino, la joven chofer de colectivo que fue golpeada e insultada por un pasajero que no quiso abonar su boleto, recibió el alta médica pero deberá afrontar un periodo de al menos 90 días de recuperación. El agresor, en tanto, sigue detenido y declaró que la golpeó "accidentalmente".

"Me dieron el alta médica el sábado al mediodía. Volví a casa. Me siento bien pero estoy preocupada por mi hombro derecho. El traumatólogo me dijo que hay una especie de bolsita que recubre el hombro que está dañada. Es un tejido", expresó a El Tribuno María Fernanda Aquino.

El hecho de violencia ocurrió el jueves pasado, por la tarde. Al ser consultada sobre si sabía que Víctor Wilfredo Calle, el agresor, tenía antecedentes penales y una condena judicial previa por violencia de género, la trabajadora respondió: "Me enteré de eso luego de lo que pasó. A él no lo conocía. De este hombre no quiero dinero, ni nada. Lo único que quiero es que él escarmiente. Me pegó a mí y eso es algo natural para él. No es consciente de que estuvo mal. Tiene que tener un escarmiento. Si tiene que ser la cárcel que sea la cárcel. Igualmente, él ya tiene una condena que no cumplió".

Ahora la joven está de licencia por carpeta médica hasta nuevo aviso. "Mi hombro derecho nunca más va a volver a ser el mismo. Es el hombro con el que yo trabajo al volante. Este hombre me perjudicó gravemente", lamentó.

El viernes pasado choferes interrumpieron el servicio durante una hora y media en solidaridad con su compañera. Aquino agradeció esa convocatoria. "Me pareció excelente porque es la primera vez que la UTA, AMT y Saeta están de acuerdo con que se haga un corte en el servicio por el tema de la inseguridad. Me sentí muy apoyada y acompañada", afirmó.

Ese mismo día, desde la AMT anunciaron que se constituirán como querellantes en la causa. "Fue el titular de AMT a hablar conmigo pero no recuerdo lo que me dijo porque estaba como shockeada por todo lo que me pasó. En las próximas horas tengo que hablar con ellos", dijo Aquino.

La joven contó que las agresiones a choferes son constantes. "Lamentablemente me tocó ser la primera en un caso de violencia física así contra una mujer, en estos tres años que se van a cumplir desde que hay mujeres choferes de colectivo. Siento que antes nos respetaban a nosotras un poco más. Ahora la violencia verbal es común todos los días. Hay gente que sube y te dice: "Eh, tanto va a ser por un boleto?', "Estás saltando por un boleto' y te insultan. Y se trata del trabajo de uno, porque si sube un inspector de Saeta, te indica que tenés tal cantidad de boletos sin pagar", recalcó.

Sobre los que viajan sin pagar el pasaje, explicó: "No lo pagamos nosotros pero puede subir el inspector y hacer un control. Si, por ejemplo, detecta 12 boletos sin pagar, puede elaborarle un informe al chofer".

Tras una lucha

La joven contó cómo llegó a ser chofer de colectivo. "El haber llegado a ser chofer fue un logro muy grande. Fue un reto para mí misma poder hacer un trabajo que los hombres decían que era solo para ellos. Fue un proceso bastante largo porque tuve que sacar el carné profesional, rendir en Tránsito, ir a todas las empresas a buscar trabajo. Lo bueno es que presenté mi currículum en Alto Molino y, al día siguiente, me llamaron. Al poquito tiempo me dijeron que había quedado en el puesto porque estaba apta. Desde el día en que entré nunca tuve ningún informe ni inconveniente", contó.

El jueves pasado por la tarde, Víctor Wilfredo Calle subió a un colectivo del corredor 7 conducido por Aquino, quien le pidió que pagara su pasaje porque no lo había hecho.

El pasajero, de acuerdo al relato de testigos, respondió de manera agresiva y la insultó. Luego, al momento de descender y por motivos que se desconocen, el hombre terminó tirado en la vereda.

Aquino se percató de la situación, frenó y bajó para auxiliarlo, pero el imputado la golpeó salvajemente.

"En estos últimos días me puse a recordar y pensar en lo que pasó y su objetivo era que yo me baje del colectivo para matarme a piñas abajo. Él arriba del colectivo no me iba a pegar porque mis pasajeros no lo iban a dejar. Él simuló haber caído para que yo me baje a auxiliarlo. Eso es lo que todos los choferes tenemos por obligación: auxiliar a alguien que se cae", detalló.

"Quiero que escarmiente y le agradezco a toda la gente que me acompañó y que me hizo sentir que cuento con su apoyo. Mucha gente que ni siquiera me conocía se acercó, por lo que estaré infinitamente agradecida", agregó.

Derechos humanos

Aquino mantuvo una reunión ayer al mediodía en la Secretaría de Derechos Humanos de la Provincia.

El director de Asistencia a la Víctima de Delitos, Pablo Genovese, explicó que "se está asistiendo a la joven chofer de colectivo agredida. Primeramente nos constituimos en la clínica con organismos del Estado para brindar contención, asesoramiento jurídico, asistencia psicológica y nos encargamos del seguimiento del caso. Eso se realiza con equipos interdisciplinarios".

"Vamos a seguir asistiéndola conforme a lo establecido por el gobernador Juan Manuel Urtubey. Nos pusimos a disposición y nos mantenemos en contacto para brindarle una asistencia integral", agregó el funcionario.

Anuncian más control policial

Tras una reunión entre Saeta y el ministro de Seguridad Carlos Oliver, anoche se anunció que habrá más presencia policial en los puntos de línea, especialmente en zonas donde se registra más conflictividad social. También habrá controles preventivos en las unidades del transporte masivo y se analiza la colocación de cámaras de seguridad monitoreadas por la Policía en puntos de control.


 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...