Las sociedades muertas de la Selección argentina

El Mundial es así. Una cachetada sorpresiva te puede dejar mareado y tambaleando entre la superficie y el abismo en solo 90 minutos; o te puede fortalecer. Pero lo que precisamente no sobra es el tiempo y las oportunidades. Es por ello que el empate fuera de libreto ante el ignoto Islandia dejó un clima enrarecido que multiplicó las dudas, los miedos y los fantasmas, cuando recién comenzábamos a acomodarnos en el sofá para ver la Copa del Mundo.

Ahora, la clasificación a los octavos de final es incierta y comienza a volverse dependiente de factores, pero principalmente de la reacción pretendida en la Albiceleste, las agallas y la fortaleza mental en los jugadores.

Y esa reacción está supeditada, más que a la actitud, a los factores aptitudinales: a la lectura lúcida del DT para enfrentar equivalencias más fuertes (Croacia y Nigeria) y a la capacidad de un equipo para potenciarse con y por el “10”, para no ser Messi-dependiente y para darle vida a las “sociedades muertas”: sobre todo aquellos lazos inconexos entre los zagueros centrales improvisados con un arquero inseguro, y las de un doble cinco que tampoco funcionó como el técnico preten    día. Aún hay tiempo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...