Rusia 2018
Un estadio virtual y mucho viento esperan a Lío y a la selección
Algunas curiosidades de la ciudad y el estadio que albergarán al partido de esta tarde entre Argentina y Croacia. 

El estadio de Nizhny Novgorod, que albergará al partido crucial de Argentina ante Croacia, pertenece al FC Volga de la segunda categoría del fútbol ruso y fue entregado a la organización del Mundial este año con una capacidad de 55.300 espectadores, pero con una singularidad: que a la finalización del certamen su capacidad se reducirá a 25.000 personas sentadas.

Para que esto suceda, quienes lo reciclaron totalmente para esta Copa del Mundo aplicaron un sistema de integración de las denominadas gradas telescópicas, que no son otra cosa que butacas retráctiles, que ocupan un determinado espacio durante un partido, pero al término del mismo se repliegan y “desaparecen” virtualmente de la vista, para volver a extenderse al partido siguiente. 

Esta modernidad tecnológica parece haberse levantado especialmente para Argentina, porque toda su estructura es de colores celeste y blanco, pero este detalle no es caprichoso: estos colores representan al agua y el viento, dos elementos naturales propios de esta región cuyo clima transita de la mano de lo que genera la confluencia de dos grandes ríos como el Volga y el Oká.

Toda esta modernidad contrasta, sin embargo, con otros lugares de la ciudad que todavía conservan intacta la arquitectura de los tiempos más antiguos de la Unión Soviética, de la que Rusia se independizó hace 28 años.

Y es común ver a antiguos tranvías y edificios convivir con un estadio ultramoderno. Nizhny Novgorod, emplazada a 400 kilómetros de Moscú, al oeste de Rusia, es considerada la “ciudad del viento” por las fuertes ráfagas que son comunes en la región. Algunos argentinos la rebautizaron la “Rosario Rusa”.