Investigan un  homicidio seguido de suicidio entre una  madre y su pequeña hija de cuatro años

Horrible hallazgo. Panorama sombrío en medio de un escenario gris, de horror y mucha tristeza. Una señora cercana a los 70 años alertó sobre el fallecimiento de dos de sus seres más preciados: su hija y su nieta. Ambas yacían en lugares diferente en el interior de una casa ubicada en la intersección de las calles Río Negro y Río Bermejo, de La Ciénaga. Las primeras hipótesis sobre el escalofriante hecho señalaron que se trata de un homicidio seguido de suicidio, la joven madre de 37 años mató a su niña de 4 y luego se quitó la vida.

La mujer esperó que su madre estuviera durmiendo para ejecutar el lamentable plan. Ayer, cerca de las tres de la mañana, el aberrante episodio fue alertado por la mamá y abuela de las víctimas. La señora vive en una humilde casa ubicada en la zona oeste de esta ciudad, donde tuvo lugar el presunto crimen seguido de suicidio. Su hija, identificada por fuentes investigativas como Silvia Yolanda Chiliguay, yacía colgada en una de las habitaciones, mientras que la pequeña de cuatro años quedó tendida sin vida en un sillón del comedor de la vivienda, fue identificada por la misma fuente como Julieta Velardez Chiliguay.

Efectivos de la comisaría 102 de Atocha II se trasladaron al lugar. El fiscal de turno recibió el aviso sobre lo ocurrido, se hizo cargo de la investigación Rodrigo González Miralpeix de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas. En el interior de la vivienda encontraron los cuerpos sin vida, de inmediata el fiscal actuante ordenó medidas investigativas y científicas, con lo cual madre e hija fueron trasladas a la morgue del Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF) donde le practicaron la autopsia a los cadáveres. Según fuente del Ministerio Público Fiscal, la abuela y familiares de las víctimas fueron asistidos por el Gabinete Interdisciplinario.

Al parecer el móvil del crimen tendría que ver con una profunda crisis que atravesaba y terminó avasallando a la mujer de 37 años, quien antes de colgarse en su habitación para morir decidió quitarle la vida a su pequeña nena y la asfixió. El espantoso final fue premeditado, ya que Silvia tuvo tiempo de escribir una carta y esperar el momento que creyó oportuno para llevar a cabo su acción. En el escrito que quedó bajo cuatro llaves en manos del fiscal, expone el sufrimiento padecido y la necesidad de que su niña no tuvieron que sufrir lo mismo.

Depresión fatal

Según pudo averiguar El Tribuno, una profunda depresión por distintas cuestiones en su vida habría sido el motor que condujo a Silvia Chiliguay a quitarse la vida. En el medio de ese fatal trance, y por alguna razón que quizás va más allá del entendimiento humano, la joven madre decidió llevarse a su hija.

Antes de que los cuerpos fueran descubiertos por la abuela de casi 70 años, Silvia trató de despedirse de sus seres más queridos. Minutos antes del hecho, y mientras su madre dormía, la habría saludado a modo de despedida, además de dejar una sentida misiva donde, de alguna manera, deja entrever la extrema decisión.

En el interior de la casa no se registraron signos de violencia, y si bien se supone que hoy el fiscal que atiende la causa confirmaría que se trata de un homicidio seguido de suicidio, hay que esperar los resultados científicos para determinar las causas en la muerte de la menor.

Las novedades del caso

Según fuentes del Ministerio Público Fiscal, hoy se llevaría a cabo una especie de conferencia de prensa a cargo del fiscal a cargo de la investigación del aberrante suceso que dejó a una mujer de 37 años y su hija de 4 sin vida. La responsabilidad de la mujer se confirmaría hoy dado que el fiscal espera tener algunos resultados científicos para certificar el hecho y su carátula -homicidio seguido de suicidio.    

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...