Desesperados, los despedidos del Ingenio San Isidro esperan que se concrete la venta del ingenio

Lo que está en juego en Campo Santo son 258 años de historia. Con el candado en la puerta del Ingenio San Isidro se tiende la sombra y la herrumbre sobre una industria que lanzó su producción azucarera en 1760, aún antes de que la Patria diera su primer grito de libertad. Se apaga el motor económico de una región que hizo grande a Salta ante el mundo por sus exclusivas exportaciones de azúcar orgánica. Con el candado en la puerta del San Isidro se juega el pan en la mesa de más de mil familias que, en forma directa e indirecta, tenían como norte laboral este ingenio, cuya última producción fue récord: 45 mil toneladas de azúcar orgánica; 17 mil toneladas de azúcar blanca y 12 millones de litros de biocombustibles.

Por eso marcharon ayer en caravana desde Gemes hasta el Grand Bourg, en Salta, unas 300 personas entre extrabajadores del Ingenio San Isidro, familiares, vecinos y comerciantes, que quisieron llegar hasta la Casa de Gobierno de la Provincia para solicitar respaldo oficial y comprometer a las autoridades en la búsqueda de una solución a este inesperado y angustiante fin de una industria histórica.

Los dirigentes gremiales fueron recibidos por el ministro de Gobierno, Marcelo López Arias, con quien mantuvieron un extenso diálogo: "A todos nos preocupa esta situación. Entendemos la aflicción de las familias de los desocupados, que no la están pasando bien, que necesitan que la fábrica reabra sus puertas a la brevedad posible. Pero desde aquí lo único que podemos hacer es un seguimiento de las negociaciones, y sabemos que están casi definidas con un empresario tucumano del rubro azucarero. Soy optimista sobre una pronta solución", manifestó.

Por su parte, luego del encuentro, el secretario general del sindicato azucarero Soeasi, Mariano Cuenca, dijo: "Fue una importante movilización que pretendía llegar a Salta a escuchar las propuestas o alternativas que proponen las autoridades provinciales si es que el Grupo Gloria no vende el ingenio. El ministro Marcelo López Arias nos dijo que en ultimísimas instancias se haría la expropiación del ingenio, aunque todos esperamos que un grupo privado lo compre para ponernos a armar el trapiche y empezar la molienda, a fin de no perder la zafra. El clima todavía nos acompaña, aunque las heladas de julio podrían jugarnos en contra".

Aclaración

Sobre la posibilidad de que el Gobierno de la Provincia pudiera expropiar el San Isidro, el ministro López Arias se apresuró a aclarar a El Tribuno: "Sería un tema para discutir cuando no haya alternativa alguna, no quiero que se me malinterprete, porque no es ni objeto de análisis para el Gobierno hoy esa posibilidad, ya que significarían no menos de 10 millones de dólares solo para poner en marcha la zafra, además del dinero para comprarlo y el resto de los costos de manejar el negocio del azúcar. Realmente la expropiación no está en los planes del Gobierno. Además, hay varios interesados en comprarlo, y está prácticamente cerrada la operación con un empresario tucumano".

Mariano Cuenca aseguró que "vamos a llevar el plan de lucha a nivel nacional, hemos recibido el llamado de Hugo Moyano, porque el gremio de los camioneros tiene unos 100 trabajadores afectados por el cierre del ingenio San Isidro, así que el compromiso con nosotros es muy fuerte.

Esperamos que esto se solucione para llevar alivio a las familias que han quedado en la calle, esperamos que el San Isidro que fue el primer ingenio azucarero del pais y uno de los más activos de América, no termine de esta manera".

Cuenca remarcó: "Hacemos hincapié en la importancia de que el Gobierno de Salta se ponga al frente de esta situación y nos dé una respuesta a todos los trabajadores que nos quedamos en la calle y sin ninguna otra posibilidad de trabajo. La última producción del San Isidro fue récord: 45 mil toneladas de azúcar orgánica; 17 mil toneladas de azúcar blanca; y 12 millones de litros de biocombustibles; sin embargo, con esas cifras récord, el Grupo Gloria nos dejó en la calle y cerró un ingenio salteño de más de 250 años".

Explicó: "Tal vez el Grupo Gloria, instalado desde 2011 en Gemes, al ser peruano no pudo manejar correctamente el negocio del azúcar acá y buscó la forma de abaratar los costos de los despidos. En eso hubo complicidad del Gobierno nacional, que permitió el proceso preventivo de crisis para que nos paguen el 50% de las indemnizaciones. Haremos las presentaciones para cobrar el 100%, pero hoy nuestra lucha está centrada en que nuestra fuente de trabajo vuelva a funcionar".

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...