Nahir Galarza, la joven de 19 años acusada de haber asesinado de dos balazos a su novio Fernando Pastorizzo en Gualeguaychú, llegó minutos antes de las 8 a los tribunales donde empezará a ser juzgada por el crimen.

Esposada, custodiada por efectivos y sin hacer declaraciones, la imputada se bajó del patrullero que la trasladó desde la comisaría del Menor y la Mujer, donde se encuentra detenida desde hace cinco meses, e ingresó a la primera audiencia del debate en el que está previsto que declaren más de 80 testigos. Ni bien se sentó en el banquillo de los acusados su actitud fue desafiante: se peinó con la mano su cabellera lacia, ahora más corta, y se sonrió de costado.

Galarza será juzgada por el homicidio doblemente calificado por la “relación de pareja” con la víctima y el “uso de arma de fuego” y, de ser encontrada culpable, podría ser condenada a prisión perpetua. La estrategia de la defensa apuntará a demostrar que la joven era víctima de violencia de género por parte de su pareja y que lo mató por accidente.

Afuera, en la puerta de los tribunales, amigos de la víctima se acercaron a acompañar a la familia con carteles que piden “Justicia por Fernando”. Uno de ellos dijo a los medios que Galarza cometió un crimen “a sangre fría y calculado porque ella pensaba que si no era de ella no era de nadie”. “Acá hay dos familias destruidas”, afirmó el joven y sobre a la versión de que fue un disparo accidental, dijo: ‘¿Te parece, un disparo por atrás y otro a quemarropa? Es todo para aminorar la pena que le van a dar, espero que la justicia sea justa”.

 Se negó a declarar

La joven se negó a declarar, aunque aseguró que lo hará durante el juicio. El juicio comenzó con la lectura de la imputación. La joven va a ser juzgada por “homicidio doblemente calificado por el uso de arma y la relación de pareja”, y los alegatos de apertura, en los que tanto el fiscal como los abogados de la querella y la defensa trazarán su estrategia.

Los abogados de Nahir aseguran que acercarán al tribunal elementos que dejan en evidencia que la joven no tuvo intención de matar y que la víctima era violenta con ella. “El fiscal no tiene cómo demostrar el dolo, nosotros sí podemos demostrar la culpa”, dijo Horacio Dargainz, letrado de Galarza.

“Durante el juicio planeamos hacerle ver a los magistrados que fue un accidente, tenemos especialistas que van a explicar cómo reacciona una persona cuando se escapa un disparo”.
Serán unos 80 los testigos que declaren durante las audiencias, previstas hasta el 21 de junio.

Si bien Nahir solo está obligada a participar del inicio del juicio y de la acusación, sus abogados adelantaron que ella quiere presenciar todo el proceso y que lo hará acompañada por sus padres.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...