Una familia que perdió todo en un incendio pide colaboración

El lunes en la mañana, la desgracia cayó sobre la sencilla vivienda de la familia Maidana, en el barrio Atocha III. Mientras sus padres estaban en el centro de la ciudad, haciendo trámites en el banco y su hermano permanecía en la escuela, Guadalupe Milagros, de 9 años, fue rescatada por los vecinos mientras el fuego devoraba una de las habitaciones de la casa.

Norberto Guaymás, vecino de la familia, había salido a sacar la basura cuando vio humo en el interior de la vivienda. "Me acerqué para hacer un broma, pensando que estaban quemando pastizales, pero Milagros estaba tratando de saltar por la ventana. Lloraba y gritaba que se quemaba su cama", contó el hombre a este medio.

Con la ayuda de los demás vecinos y los efectivos de un patrullero, se logró controlar el incendio. Luego llegaron los peritos de los Bomberos que terminaron de apagar el fuego y adelantaron que el incendio no se había registrado a causa de la estufa.

Guaymás destacó que, al parecer por el frío, la pequeña, que sufre retraso madurativo, estaba jugando a prender fuego con unas hojas, y todo terminó con la pérdida de las camas de la habitación que comparte con sus padres, el televisor del que recién pagaron la segunda cuota y los roperos, donde se guardaba la ropa de la familia.

Mónica Maidana, madre de Guadalupe Milagros, destacó que además se prendió fuego la mochila de la escuela, y todos los útiles quedaron reducidos a cenizas. Milagros asiste a la escuela Mariano Castex, pero ante la falta de materiales no está concurriendo.

El frío y el incendio hicieron que los niños se refugien en la casa de una de las abuelas, hasta que Diego Cuéllar, el papá de Milagros, logre reparar el techo y hacer una instalación precaria de luz.

El hombre destacó que el municipio de San Lorenzo donó chapas y dos cuchetas, que facilitan parte de la tarea que les espera, sin embargo la familia quedó sin ropa de abrigo ni calzado. "Todo estaba en los roperos o bolsas. Sábanas, colchas, y la ropa de los chicos, todo se perdió", agregó.

En el fondo del terreno, la familia levantó un baño y la cocina, que no fue afectada por el fuego. Eso evitó que la pequeña Milagros perdiera la vida, ya que la garrafa no estaba en la habitación donde se desató el incendio.

Ante la desgracia, los vecinos no los abandonan y se acercaron para ayudarlos a sacar lo que dejó el fuego y limpiar la habitación, donde el aire todavía es irrespirable. Esperando la colaboración de los salteños para volver a poner los vidrios, reinstalar la luz eléctrica y volver a colocar el techo, la familia Cuéllar Maidana recibirá las donaciones en manzana 125 b, lote 5, Atocha 3. También se puede llamar al 3875474698.

 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...