Salvaron a una familia intoxicada

Fueron segundos, estaban allí en el lugar justo y a la hora que se los necesitaba. El sargento David Rodríguez junto al cabo Rubén López estaban patrullando la zona rural. Cuando el llamado de auxilio llegó de manera urgente: familia intoxicada con un brasero.

El móvil 1.407 salió presuroso hacia el camino de Mirse, en la zona del camino a los vallistos, a unos 4 kilómetros de la ruta nacional 68, en la jurisdicción de La Merced. La familia estaba intoxicada con monóxido de carbono, tres niñas de 9, 6 y un año de edad. El matrimonio de Marcelo Ayala, de 38 años, y su mujer, Narcisa Mansilla.

El hombre estaba inconsciente en el piso, mientras que las niñitas y la señora respiraban con dificultad y tosían.

Los uniformados no dudaron un instante al llegar a la casa de inquilinatos en donde vive la familia, sacaron a las niñas, a la mujer y comenzaron a practicarle reanimación a Ayala para que volviera en sí. Fueron algunos minutos. Apenas pudo abrir los ojos el hombre, lo subieron al móvil y salieron raudos con toda la familia hacia el hospital de Cerrillos.

La causa era la falta de ambulancias y médicos en el hospital Nicolás Lozano de La Merced. Los policías no dieron vueltas. Por radio informaban que salían con la familia hacia el hospital más cercano. En medio del camino llegó un móvil sanitario del Santa Teresita de Cerrillos. En un rápido transbordo, la familia integra llegó al nosocomio cerrillano.

Luego de las primeras atenciones, comenzaron a recuperarse las tres niñas y su madre. Ayala estaba complicado. El cabo y el sargento seguían paso a paso el proceso de recuperación. Luego fueron parte del traslado en código rojo del padre de familia.

Al pasar por el hospital Papa Francisco no pudieron recibirlos porque no estaban en condiciones la guardia en ese momento de la urgencia. El paciente con principios de asfixia finalmente fue llevado al San Bernardo. Ayala fue compensado e internado en observación.

"Fue el llanto de la pequeña de un año que los salvó. Apenas se puso a llorar, despertó balbuceante su madre. La señora se dio cuenta de que estaban inhalando monóxido de carbono. Que se estaban asfixiando. Como pudo abrió las puertas, y llamó al 911 porque su marido estaba muy mal" contó el cabo Rubén López.

El padre de familia pudo levantarse de la cama, pero no pudo mantenerse en pie. Se desplomó. Estaba intoxicado. Rodríguez reanimó a Ayala. Luego ayudo López.

Fue el lunes a las 22. La familia dormía temprano por el frío reinante y porque al otro día el padre debía levantarse muy temprano para salir a trabajar. Después del susto, los policías volvieron a la casa de la familia Ayala.

Este miércoles les llevaron junto a todos los efectivos de la dependencia policial de La Merced y el destacamento del Barrio Guemes, una estufa, ropas y otros menesteres.

La familia se repone del terrible suceso que casi termina con la vida de todos sus integrantes. Ayala trabaja en una empresa que presta servicios a la empresa Telecom. Viven sin luz en ese inquilinato porque se la cortaron por falta de pago de otros inquilinos.

La Policía le gestiona la colocación de la energía eléctrica. También quiere seguir ayudando a la familia con donativos para las niñitas de los Ayala. López es oriundo de El Carril, y Rodríguez de Salta capital.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...