Alarma en Cerrillos por ola de asaltos y robos en la zona centro

En los últimos días en esta localidad, ubicada a solo 15 km de la ciudad de Salta, sufrió una ola de robos, algunos de los cuales fueron ejecutados por parejas de “motochorros”. 
El más violento fue contra una empleada de una oficina de cobranzas de servicios, ubicado en la avenida General Güemes, a pocos metros de la plaza principal. Dicho comercio en pocos meses sufrió cuatro asaltos. En una ocasión, una señora que hacía fila para pagar una boleta fue arrastrada con violencia por individuo que se bajó sorpresivamente de una moto y le arrebató la cartera.
Otra vecina contó que de la puerta de una panadería, hábiles “descuidistas” robaron en el curso de la semana tres bicicletas de clientes que estaban de comprando pan. Otro tanto ocurrió en otras dos carnicerías ubicadas también sobre la avenida Güemes, tramo urbano de la ruta 68. 
Por su parte, un comerciante cuyo negocio se encuentra a metros de la sucursal del Banco Macro, contó a El Tribuno que “por las inmediaciones y a cualquier hora se pueden ver parejas de jóvenes que en motos sin chapa patente, rondan sospechosamente por el lugar. Van sin patente pero nadie los para. Suelen girar sobre la misma cinta asfáltica para pasar repetidas veces frente a la entidad bancaria como si estuviesen buscando algún desprevenido. Otras veces pasan muy despacio observando el interior de los vehículos estacionados”, concluyó el vecino quien pidió reserva de nombre.

Por otra parte, se sabe que ya se produjeron intentos de robos en el semáforo de Palo Marcado, intersección de la ruta provincia 24 (Camino a Colón) y ruta nacional 68. 

Todos los vecinos consultados por este matutino coinciden en que la causa principal de la inseguridad se debe a la escasa presencia policial, a la oscuridad reinante en las principales calles de la localidad, incluso en la avenida Güemes, principal arteria del pueblo, y también por la existencia de negocios que venden drogas las 24 horas del día pero que nadie se anima a denunciar. “La policía sabe pero no hace nada...”, suelen responder. 

Según datos aportado por una vecina que vive en la calle principal, la zona más peligrosa del pueblo es la avenida Güemes, en el tramo que se extiende entre el Club Municipal y la plaza principal. Es decir, pleno centro. En ese espacio los chicos descuidistas se roban las bicicletas. “Están desesperados por el vicio de las drogas...”, dijo la mujer. 
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...