Juan Cruz Sanz reapareció en televisión después de dos meses en los que estuvo encerrado en su casa, luego que se difundieran videos íntimos suyos. Invitado al programa Hay que ver, el periodista se desligó de la causa que investiga abusos a menores en las inferiores de Independiente y dijo que llevaría a la Justicia a quienes lo señalaron públicamente como implicado en el caso.

“Es un video privado, que alguien se encargó de difundir y que ciertas personas lo utilizaron para manchar, les cayó como anillo al dedo. El procurador de la provincia de Buenos Aires desmintió que ese video esté en la causa o que esté en el celular de alguien involucrado en la causa. Dijo que eran videos privados de una persona que no tiene nada que ver”, afirmó, dolido por la situación, y agregó: “El único que se hizo daño en esas imágenes fui yo. No le hice daño a nadie. Nunca me imaginé estar sentado en esta situación, explicando algo así”.

 Mientras tanto, consultado sobre cómo lo golpeó el hecho, explicó: Tengo la frente en alto, me levanté, la pasé muy mal, creo que el enfrentamiento no lleva a nada. Hay gente que mintió, periodistas que dijeron que habían sacado el video, que estaba resguardado en la fiscalía”. Y advirtió que iniciará acciones legales contra un periodista que se expresó en ese sentido.

Además, aseguró que sus videos no estaban en el celular de nadie vinculado a esa causa. Y que cree que “pudieron haber hackeado su teléfono o que alguna persona a la que se lo mandó pudo haberlo difundido”.

“Estamos en una época en la que hay sicarios sociales”, opinó. No quiso dar nombres sobre quiénes piensa que se encargaron de “matarlo” mediáticamente. “Ya sabemos todos quién fue, no lo voy a nombrar, un hombre y una mujer. Fue un pseudo periodista y una mujer”, acotó sin dar más precisiones.

Contó luego que se enteró de que los videos estaban circulando cuando un amigo lo llamó y le contó. “Sentí mucho dolor, porque no entendía por qué tanta maldad. Tengo una familia, dos hijas”, dijo.

Se refirió luego a uno de los videos, en el que se lo ve consumiendo droga. Dijo que no es adicto sino que eso fue “un momento” en su vida. “Era una bala o entrar en cualquiera”, indicó. Confesó entonces que en esa época pensó en quitarse la vida, aunque no contó los motivos que lo llevaron a pensar así. “La pasaba mal”, sumó sin dar más detalles. “Pensé en matarme, pero elegí otro camino”, aclaró, sobre sus sentimientos anteriores a la grabación de los videos.

Sanz se quejó de que todo esto lo llevó a quedarse sin trabajo. Él era uno de los panelistas del programa Cortá por Lozano, producido por KZO para Telefé. El periodista agradeció a la productora al decir que no lo echaron sino que él decidió irse. Fue porque no quería estar más en ese programa luego de que Verónica Lozano no lo defendiera.

Cuando le preguntaron por el video, ella dijo “no puedo decir que Natacha Jaitt miente. Cuando la escuché decir eso renuncié”, recordó. “No era el fin del mundo, pero yo lo sentía”, comentó luego. Y siguió: “Tuve que tener un proceso personal, levantarme y decir: Esto no es el fin del mundo”. Explicó que en el peor momento se aferró a sus hijas, a su novia y a sus amigos. También dijo que no salió de su casa y que ni siquiera vio el Mundial porque no lo entusiasmaba. 
“Me daba vergüenza salir. No sabía si la gente me miraba porque era el de la tele o el boludo del video”, agregó. Aseguró que la gente en la calle siempre lo apoyó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...