Donan libros y  juegos a la biblioteca de Bº Pablo Saravia

A la hora de la siesta, el espacio de dos plantas de 6 metros ancho por 9 de largo abre sus puertas. En Mar de las Antillas al 900 del barrio Pablo Saravia, se ubica la única biblioteca popular de la zona sur que asiste a los niños de 19 barrios. En su interior, bajo la escalera, se ubica el escritorio del administrador que lleva adelante el registro de los salidas e ingresos del material bibliográfico. Las paredes de la pequeña estructura están cubiertas de libros de lectura, ciencias y cuentos cargados de letras que encantan a quién llega buscando la solución a la investigación que dio de tarea la maestra, pero se queda entrampado en las páginas de alguna historia de terror, amor o aventuras. Entre los estantes cargados de libros se cuenta con dos mesas grandes y una para pequeños. En este espacio, El Tribuno dejó su aporte con la entrega de una donación de 200 ejemplares de ciencias de Larousse, 200 de colección, 200 de Universo y 800 Googos-toys.

El próximo 19 de julio, la biblioteca Mariano Boedo cumple 21 años de existencia y ya organiza cómo festejarlo. Mientras en sus salones da respuestas a un promedio de 40 chicos por día, en su mayoría de la escuela primaria, que buscan bibliografía para resolver las tareas. En algunas ocasiones llegan solos y otras acompañados de algún hermanito, por lo que la planta editorial también entregó una serie de muñecos que pueden entregarse como presente a los más chicos, para que se lleven un lindo recuerdo de su visita a la biblioteca del barrio. Iván López fue el encargado de recibir las donaciones, y agradecer la entrega, además de invitar a las actividades sociales que se realizan en este espacio. Desde hace un par de semanas la biblioteca Mariano Boedo es sede un encuentro de trueque. La reunión de los vecinos con sus productos se realiza los martes. "Empieza después de las 14 y se extiende hasta las 17 más o menos, dependiendo de las cosas que traigan y las necesidades de la gente", expresó el joven que junto a Laura Fabián y Silvia Fabián -presidente y directora de la biblioteca- se hacen cargo de la atención del espacio. En los últimos tiempos la necesidades de la zona se fueron incrementando y es por eso que además de libros, en la biblioteca se destinó un pequeño espacio para un ropero social.

En un par de cajas se pueden encontrar buzos y pulóveres, sobre todo para niños. "A veces viene gente que necesita. Te das cuenta que la están pasando mal y entonces les ofrecemos que busquen alguna prenda de abrigo que les sirva, sobre todo a los pequeños, que son los que más vienen acá", expresó el joven. Mientras bajaban las cajas, una mamá llegó en busca de un manual y se encontró con la nueva colección. "Qué lindo, es todo para chicos", expresó feliz, mientras Iván le adelantó que el viernes ya se armaría el inventario y se colocarían los libros a disposición de los pequeños lectores.

 

 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...