Se conocerá el fallo contra el policía  acusado de abuso sexual

Pasaron 13 años de aquellos abusos ultrajantes y tortuosos. La caja de pandora se abrió cuando María (nombre ficticio para preservar a la víctima) contó como su tío, el policía Marcos Bruno Flores de 32 años, había abusado de ella por años, y que pese al temor infundido por el acusado, tomó valor, y con la ayuda de su actual pareja, contó su espeluznante calvario vivido, cuya imagen en la comunidad era la de un ser amable, muy católico y un eximio folclorista. La víctima decidió hablar en mayo del año pasado.

Hoy se conocerá la sentencia de un caso que conmocionó a la localidad. Desde la semana pasada comenzaron a ventilarse los detalles de estos abusos y de las torturas psicológicas sufridas por la víctima. La condena podría ser de 20 años de prisión por los delitos imputados a Flores, agravados por la condición de funcionario público, la situación de convivencia y los años transcurridos.

A pesar de la búsqueda de justicia en estas horas, para María no parecen cicatrizar las heridas de los ultrajes físicos y psicológicos. Recién el sábado la policía le acercó la notificación para su presentación al juicio. Se quedó en medio del camino sin abogado, pero la denodada participación de la fiscal Luján Sodero Calvet permitió afianzar pruebas y testimoniales a favor de la víctima.

Han pasado en estos días por la audiencia de debate, familiares, amigos y profesionales que intervinieron en el proceso investigativo. También declararon amigas de la joven, quienes relataron el momento en que conocieron lo que había sufrido su amiga desde niña por los abusos de su tío y coincidieron en señalar la angustia que evidenciaba la víctima al contarlo.

Pasaron tres años desde la última vez que fue abusada. María decidió hacer la denuncia a pesar de generar el enojo de su familia que la presionó para que levantara la denuncia. Incluso, una persona le ofreció trabajo y un lugar para dormir, dado que no podía volver a la casa de su abuela, en el barrio El Carmen, lugar donde ocurrieron los abusos durante años.

Entre los informes conocidos en las audiencias, uno de los más relevantes, concernientes a la psicología del acusado, el policía Flores, "da cuenta de situaciones en el círculo familiar que intenta callar, silenciar, inobservar, evadir, haciendo como si no sucedieron o sacándole valor, además es consciente de la realidad, tiende a distorsionarla, necesita acomodar la realidad a sus necesidades, para hacerlo necesita mentir y manipular las circunstancias para que sean acordes a su visión subjetiva".

El informe también menciona que "entre los impulsos que no logra controlar se encuentran los sexuales; denota a causa de esto que es sexualmente infantil e inmaduro, por lo cual su elección sexual del partener tendrá esas características", y que "busca compensar su fragilidad yoica a través de distintas actividades en lo social, laboral y religioso que le den seguridad, control y así mitigar la tensión interna".

Un juicio esperado en Rosario de Lerma donde un exfuncionario de seguridad abusó durante varios años de una sobrina menor de edad. Hoy se llevarán a cabo los alegatos donde cada una de las partes solicitará la pena contra el imputado, luego se espera que el Tribunal de Juicio dé a conocer el veredicto en horas de la tarde.

La última vez

El último abuso que sufrió la joven fue a los 17 años, en un descampado. Flores le había pedido que lo acompañara en el auto a buscar a su abuela. En el camino se desvió e ingresó a un potrero, mientras la menor percibía lo que pudiera ocurrir y buscó escaparse pero el acusado trabó las puertas. La joven fue sometida y amenazada una vez más, “acá tengo el arma, no grites, te voy a matar y luego me mato yo”, le dijo el expolicía.    
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...