Dos mujeres denunciaron en una comisaría de Tartagal que les llegaron videos filmados dentro de las celdas donde se ve cómo someten a sus hijos a golpizas y vejámenes inconfesables, y a la par del video se les enviaron mensajes exigiendo $3.000 para terminar con los tormentos a las víctimas.

Este nuevo modelo de extorsión intramuros tomó estado público hace pocas horas tras la denuncia de dos madres, quienes alertaron que desde el interior de los calabozos de la Comisaría 42 se extorsiona a familiares para no someter a tormentos a los más débiles o a los más nuevos de los detenidos allí. La denuncia dispara una acusación frontal con nombre y apellido contra dos de los detenidos allí y da las característica de un tercero.

La denuncia

Los denunciantes son familiares de algunos detenidos que recibieron mensajes y videos de sus seres queridos detenidos, quienes vienen siendo golpeados y ultrajados por otros reclusos.

Entre esta gente la esposa de un hombre que se encuentra detenido en la Comisaría 42 de Tartagal denunció en sede judicial que el recluso, quien se encuentra privado de su libertad acusado de haber golpeado a su pareja, fue desfigurado por otros dos detenidos a quienes identificó como Cristian Mansilla y Rodrigo Orquera. Según denuncia la mujer, estos presos le propinaron una feroz golpiza, le quitaron las botas que calzaba en el momento del ataque y una campera de cuero. Los dos sujetos, no conformes con esto, le enviaron a los familiares mensajes de texto amenazantes y hasta un video en el que se observa cuando el joven es golpeado. Un momento más tarde los dos sujetos y otro detenido que el denunciante no supo identificar, pero que se alojaba en la celda 3, volvieron a atacarlo en los sanitarios para decirle: "Si no le decís a tu familia que junte 3.000 pesos hasta el fin de semana vas a aparecer lleno de puntazos", refirió la víctima sobre la amenaza.

Efectivamente, momentos más tarde los familiares del detenido recibieron el video de la golpiza y un mensaje de voz donde les exigían la entrega de esa suma de dinero antes del sábado anterior.

Pero el del joven, cuya identidad no trascendió, no fue el único caso. Otra mujer identificada como Damiana Tolaba, madre de otro detenido acusado de robo y amenaza, denunció que el pasado 27 de junio recibió un mensaje de texto donde los mismos sujetos -Orquera y Mansilla- le advertían: "Tiene que pagar lo que ya le indicamos a su hijo si no quiere pasarla peor". De hecho ese segundo preso también había sido víctima de una golpiza dentro del calabozo.

Lo extraño de la situación es que todo se produce dentro de las celdas de la Comisaría 42 sin que el personal policial atine a impedir las maniobras extorsivas en contra de cada nuevo detenido que ingresa.

Sin capacidad

La cantidad de personas detenidas que se genera en el norte de la provincia, sobre todo en la zona de la frontera caliente, es impensada. La capacidad de las cárceles del norte está ampliamente superada y la mayoría de los imputados no se encuentran detenidos, solo aquellos que su peligrosidad así lo amerita.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...