Hay 180  auxiliares en  gastronomía  profesional

El proyecto de capacitación Mi Cocina Mi Familia, impulsado en conjunto por el Ministerio de la Primera Infancia, Unicef y Fundación Mabra, en San Antonio de los Cobres, culminó con el acto de entrega de certificados a 180 auxiliares en gastronomía profesional. Durante 21 días los participantes incorporaron técnicas de corte, cocción e incorporación de materia prima local en recetas novedosas.

Mediante las nuevas propuestas gastronómicas, el municipio se profesionaliza para incrementar sus atracciones turísticas y fomentar una alimentación sana y variada en las familias utilizando el maíz, la papa andina, la quinoa, el queso de cabra, la carne de llama y cordero en su propuesta de platos regionales.

Ofrecer un espacio de desarrollo profesional de excelencia y de revalorización de la actividad gastronómica basada en la utilización de ingredientes locales con miras a potenciar la atracción turística son los objetivos del proyecto implementado en la primera localidad de La Puna que recorre el equipo de formadores. En los próximos meses, el equipo se instalará en las comunidades de Salar de Pocitos y Olacapato.

Participó el intendente

El acto de entrega de certificados fue encabezado por el director de Articulación e Investigación de Primera Infancia, Carlos Fernández; el director del programa Mi Cocina Mi Familia, Juan Cabrera, y el intendente de San Antonio, Leopoldo Salva. Los referentes institucionales felicitaron a los participantes del ciclo de formación y los alentaron a implementar sus propias propuestas gastronómicas al interior de sus hogares y en proyectos de comedores y restaurantes de atracción al turista o visitante.

"Desde un comienzo el lanzamiento de la propuesta de capacitación obtuvo éxito rotundo en San Antonio de los Cobres", manifestó Fernández. Durante el período de inscripción el cupo fue duplicado, de manera tal que se implementó la formación en dos etapas de 21 días de capacitación, cada una destinada a 90 participantes en tres turnos: mañana, tarde y noche. Entre ellos sumaron 180 jóvenes, adultos y adultos mayores.

En relación con el trabajo en grupo que se desarrolla durante los talleres, Juan Cabrera, director del programa Mi Cocina Mi Familia, destacó: "El principal eje de la formación es la confianza para que los participantes puedan desplegar todas las aptitudes que tienen". Asimismo, relató que "se han creado recetas de la región y se han puesto en cartas o menúes de los restaurantes de acá".

Testimonios

Juana Córdoba tiene 54 años y es una de las participantes de los talleres. Ella contó: "Las repercusiones del curso se ven en la casa, la forma de preparar comida cambió. Yo doy de comer en mi hogar a mi marido que está enfermo y con esto tengo más experiencia. Yo preparaba la comida y no tenía todos los nutrientes. Ahora sé cómo incorporar cereales, carne, verdura y frutas a punto".

Por su parte, el intendente Salva opinó: "Es maravillosa esta experiencia que hemos tenido. Hemos podido lograr que nuestra gente tenga capacitación y pueda brindar un mejor servicio. La calidad de comida es mucho mejor, eso quiere decir que los cursos sirven".

El segundo nivel

Durante el acto de entrega de certificaciones, las autoridades anunciaron que en 2019 se realizará el segundo nivel de capacitación. Los egresados en esta primera instancia se perfeccionarán a nivel profesional en lo que refiere a la arquitectura de un plato, como decorarlo, aprender técnicas que puedan utilizar con diferentes materias primas y llevar un plato a la mesa del turista, visitante o los mismos pobladores de San Antonio.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...