Animales Sueltos
Concejales cerrillanos aprobaron una ordenanza de protección animal
La norma establece la creación de una Dirección Municipal de Salud Animal y Zoonosis.

En la búsqueda de resolver la problemática de los animales sueltos en la vía pública, los concejales cerrillanos aprobaron por unanimidad una ordenanza de protección animal. La normativa 
prevé la creación de una Dirección Municipal de Salud Animal y Zoonosis, que esté a cargo de un veterinario, cuyo principal objetivo será el de garantizar la protección de los derechos de los animales y evitar cualquier hecho de crueldad o maltrato, a través de políticas sanitarias que garanticen la disminución y erradicación de enfermedades de los animales, lo que evitará también riesgos a la población. El instrumento apunta, además, a fomentar la tenencia responsable de mascotas. Se trata de una ordenanza que va más allá de la atención veterinaria a perros y gatos, y busca prevenir la aparición de enfermedades zoonóticas, que pueden transmitirse entre animales y seres humanos, y son provocadas por virus, bacterias, parásitos y hongos.
La iniciativa de Luis Albeza insta a crear un registro de animales, en el que conste un propietario o tenedor responsable. Plantea, por otro lado, establecer programas educativos en las escuelas y en la comunidad en general, para formar a los vecinos en una tenencia responsable de animales, la creación de un refugio. 



Perros de razas consideradas peligrosas

En forma paralela a la necesidad de proteger los derechos de los animales, surge la urgencia de velar por la seguridad de los vecinos. En este sentido, vale la penar recordar que desde hace algunos años se encuentra vigente en la provincia una Ley de Tenencia de Mascotas Peligrosas, pero los municipios aún no ejercen control alguno sobre este tema.
En Rosario de Lerma, Chicoana y Cerrillos, los vecinos se quejan por la falta de controles de perros vagabundos y por las constantes mordeduras. Según profesionales de los hospitales, sólo una pequeña parte de las personas atacadas por perros se hace atender, pero un gran número no prosigue con los controles adecuados. 
La normativa provincial establece la creación de un registro de perros de razas consideradas peligrosas, a la que en su momento adhirió Cerrillos.