La crisis econónimca pega cada vez más fuertes a las familias más vulnerables, aquellas que se codean todos los días con la pobreza. El poco ingreso económico es utilizado para comer muchas veces una vez al día. Esto hace que los niños sean los que sufren las consecuencias si el estado está ausente. 

En este contexto, un gran gesto tuvieron efectivos de la División de Seguridad Urbana de Orán. El llamado de una maestra alertó a los oficiales que hacía más de un mes que un niño no acudía al jardincito de la Escuela Juan Taranto. 

Con esta inquietud los uniformados se dirigieron al domicilio del niño en cuestión, donde constataron que las inasistencias se debían a que no tenía calzado para acudir a clases. Se trataba de una familia de muy escasos recursos compuesta por el padre, madre y cinco niños, a quienes la pobreza golpea cada vez más fuerte en este época de crisis.

Conmovidos por la situación la División Seguridad Urbana decidieron ocuparse de ellos y les compraron en forma totalmente desinteresa ropa, calzados, acolchados y alimentos. Donaciones que fueron felizmente recibidas por los niños que podrán volver a clases.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...