Martín Viano y Pascual: “A los chicos de Gimnasia les pedimos que no se conformen con llegar”

Gimnasia y Tiro, con la anuencia de Víctor Riggio, romperá el “molde” esta temporada en el Federal A con once futbolistas propios de la cantera millonaria. Pero detrás de esta oportunidad para los pibes y de la confianza del Tano, hay un enorme grupo de trabajo compuesto por 21 personas, entre formadores, profesores y coordinadores de las divisiones inferiores y de la escuelita, con Martín Viano y Daniel Pascual a la cabeza, que se espera pueda fortalecerse con el despegue de varios de sus dirigidos.

El hijo del legendario y querido “Gringo” y el eterno profe Pascual contaron en la redacción de El Tribuno algunos detalles del sostenido trabajo en inferiores, que se espera que este año den grandes frutos.

“El trabajo no es solo nuestro, es de profes, kinesiólogos, nutricionistas, psicólogos. Acá le damos importancia al trabajo con los chicos, tenemos elementos, una cancha para cada uno, un predio hermoso. Y esos son los resultados: un Anual fuerte, once pibes en la primera. Y cada chico que sube para nosotros es como gritar un gol, una satisfacción. Los chicos que subieron tienen las herramientas para formar parte de un plantel profesional. Más allá de la virtud y el estado físico de cada uno, primero que nada tiene que estar preparado de la cabeza. Llegar, llega cualquiera, el tema es mantenerse. Por el trabajo que venimos haciendo, psicológicamente están preparados. Con que de esos once, dos o tres terminen consolidándose, ya comienzan a verse frutos”, expresó Viano, para luego ahondar:

“Que se integren al ruedo y se consoliden es cuestión de tiempo, uno no nace con la experiencia. Por algo están donde están. Para nosotros nuestra prueba de fuego es el Anual: estará desprestigiado, pero si demostrás que te sobra en el Anual podés estar capacitado para un Federal A. Nuestro chicos lo demostraron y tienen mucho para dar. Ya tienen su primer contrato promocional, un sueldo, eso para un jugador es fundamental, ya se sienten parte, valorados, importantes”.

Al respecto, Pascual aportó: “La ventaja es que los chicos ya vienen con una preparación y este es el momento en el que se los tiene que mostrar. Saben donde están parados. Hay que rodearlos de cierta experiencia para que despeguen, se sientan apoyados. Están aptos, dependerá de ellos y de otros factores, porque no va a ser un torneo fácil. Es el momento justo para que estos chicos se amalgamen al resto. No pueden esperar 24 o 25 años, porque ya dejan de ser chicos. Con un año más de experiencia trabajando adentro del plantel profesional la formación, la mentalidad, lo físico y lo técnico cambian”. 

Para Viano, “hay que cambiar la idiosincrasia nuestra, con 17 o 18 años acá dicen que son chicos. Los tiempos cambiaron, los chicos están preparados física y mentalmente para salir a la cancha y de última a la experiencia la hacés jugando. El chico no piensa si está en Federal A o B Nacional, su objetivo, su sueño, es llegar a primera. Nosotros tenemos que trabajar en lo mental, el piso de ellos tiene que ser llegar a primera de tu equipo y despegar, ese tiene que ser el principio de su carrera, que no caigan en conformismo. Su techo no debe ser jugar en la primera de Gimnasia, así como también en inferiores solemos transmitirles la paciencia y la tolerancia a la frustración, que no todo es color de rosa, menos en un ambiente exigente y competitivo”.

Mientras que para Pascual, “mayor categoría, mayor es la motivación. La ventaja nuestra es que si Gimnasia asciende, ya tenés una base armada con un año o dos de experiencia para pelearle un puesto al de afuera. Les inculcamos que se ganen la camiseta. Apuntamos a eso desde la escuelita. La mayor motivación ya la tienen”.


Aclaración necesaria

Tras la carta anónima, aparentemente de padres en desacuerdo con el manejo del fútbol amateur de Gimnasia, Viano y Pascual ejercieron su derecho a réplica. “Es alguien que tiene un tema personal con Daniel y no representa a los padres. Nos involucran a los Viano porque es un apellido que genera ruido por lo que significó mi padre.

Además, inferiores y escuelita son dos áreas distintas, ni Daniel se mete en mi trabajo ni yo en el de él. Si tenés quejas, hacé una nota, la firmás y pedís una reunión, que de hecho siempre se hacen. Y ojalá vayan todos”, dijo Martín. “Nos vimos involucrados en cosas falsas, quizá por egos personales. El objetivo que nos planteamos es formar a los chicos. Trabajo en el fútbol hace años. Lo tuve a Martín, a Fabio Giménez, a Cartello. Jamás escucharon algo malo de mí”, añadió Pascual.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...