Alfredo Casero: “No me gustaría nunca más un gobierno que divida y grupos que se dediquen a estigmatizar”

Alfredo Casero es polémico y un provocador nato: lo hace a través del humor, quizás su puente directo para confrontar la realidad de los argentinos, que muchas veces sobrepasa lo absurdo. Sin embargo, el creador de “Cha Cha Cha”, un programa de humor revolucionario de los 90, interpreta la realidad política como pocos. El viernes estuvo en el foco de la escena durante el programa que conduce Alejandro Fantino, “Animales sueltos”, cuando utilizó la frase “queremos flan” para ejemplificar la situación del país y el rol del kirchnerismo. “A vos se te prendió fuego la casa. Tenés una familia. Son 12. ¿Tá? Se te prendió fuego la casa y hace frío afuera. ¿Tá? Vienen los 12 y dicen: ‘Queremos flan! Queremos flan, papá! Flan! Flan! Flannnn!’”, comenzó a gritar el humorista. Tal fue el revuelo que se armó, que hasta el presidente Mauricio Macri le hizo un guiño a esa particular parodia al compartir una foto en su cuenta de Instagram comiendo un flan en la casa donde se hospeda en Cafayate. 
El viernes 24 de agosto Casero llega a Salta a presentar “¿De qué no se puede hablar?” en el Teatrino (Aniceto Latorre 1211), una obra con mucho humor y música. En diálogo con El Tribuno, el multifacético actor destacó que participará de la marcha al Congreso para pedir el desafuero de Cristina Kirchner y la ley de extinción de dominio. “Voy a estar parado ahí el 21 de agosto y ojalá toda la gente haga lo mismo porque el pueblo es el que tiene el poder”, acotó.

¿Qué esperás del público salteño?
He ido muchas veces a Salta, he tocado con la banda, hice shows solo, hice un montón de cosas. Es un público lindo, le gusta reírse. Estuve hace dos años por allá, porque estuve un año parado y ahora vuelvo a mostrar mi show a gente nueva, que por ahí ni me conoce o es la primera vez que me ve o me conoce por la tele o me han visto en Cha Cha Cha. Es muy raro, pero el público cambia constantemente. He ido a lugares donde te volvés a encontrar con la misma persona dos o tres años después y te muestra cuáles han sido sus logros, qué es lo que quería ser, qué es lo que le gustaba. Es raro, hay un contacto bastante particular con la gente, es como muy personal. Hoy se da un poco esta movida de que si sos de un lado o sos del otro, que me parece una boludez estar tan separado, pero esa separación existe. Hay gente que no te va a ver porque piensa que va a comulgar con vos por todo lo que decís y no creo que tenga nada que ver porque yo hago reír en los shows. 
Marcaste la división que existe en el país. ¿Te molesta que, siendo un artista consagrado, el público no pueda separar entre lo que hacés y lo que pensás políticamente? 
Hace rato que venimos separando a la gente. Estos últimos años he visto abiertamente cómo se ha cooptado gente, tanto de un lado y del otro. Es un dolor verlo, pero bueno no me importa porque las cosas van cambiando y forman parte de la biología de la Argentina. El país es un ente biológico y constantemente se va moviendo y tiene sus infecciones, sus fiebres, donde uno se da cuenta de que está mal es cuando está enfermo, cuando está bien por ahí ni lo agradece y yo creo que tenemos eso, de no agradecer cuando estamos bien. Me da la impresión de que un poco la gente putea y se queja de lleno y también por necesidad. Pero forma parte de que no vamos a parar nunca de hacer militancia para Roberto y Ana María, para Cristina y Néstor, para Juan Carlos y Laura. Una cosa muy elemental creada desde arriba hacia abajo, en donde sos mi amigo o te hago mierda. Entonces, la gente se hace amiga o compra un relato, de un lado y del otro. Creo que este gobierno no tiene un relato claro, pero ya lo va a inventar. 

Pero no te gustaría que lo tenga...
Lo que en realidad te digo es que no me parece conducente ni productivo separar a la gente, eso tira para atrás. No me gustaría nunca más un gobierno que divida y grupos que se dediquen específicamente a estigmatizar o decir que los demás son enemigos porque no piensan igual. Esto ya lo aprendimos, ya lo vivimos, ya existieron grietas, me parece que ya está. Por supuesto que no me gustaría.

¿En algún otro momento de tu carrera viviste algo como lo que está pasado ahora?
No, no, no, no. Nunca viví esto, me parece doloroso y no me parece nada constructivo. Yo creo que en el mundo los nihilistas ganaron, entonces toda esta porquería de empezar a aceptar de a poco que Maduro mate estudiantes, vos lo veas por internet y no te pase nada. O que se mate gente en Nicaragua. Entonces están bien muertos porque son de ultraderecha. Eso ya es viejo, nosotros tenemos que tener ideas a 20 años, tenemos que tener una propensión hacia adelante no hacia atrás. Destruir los buenos individualistas para convertirlos en ovejas que van atrás de algo, es una pena.

¿Y cómo se rompe ese paradigma de los rebaños?
De la única manera es trabajando como estamos trabajando, yo por lo menos trato en lo posible de hacerlo. Una de las cosas más liberadoras, creo, tiene que ser que el tiempo va a terminar con esto, porque la decisión la tenemos nosotros. Yo quiero que esto llegue a un final para poder empezar de nuevo. Yo quiero mucho a mi país porque, si no, me hubiese ido a la mierda ya. Acá se acabaron los dictados, el pueblo tiene que tener bien en claro que tiene todo el derecho del mundo de pensar como se le canta el culo, que uno puede pensar diferente al otro, que uno puede tener un pensamiento libre. 

En un momento de tu obra decís que Cha Cha Cha era un programa político porque les decías a los televidentes que no les crean a esos hijos de puta ¿Pensás que hace falta eso para que cambien?
Los políticos ya saben que son unos hijos de puta, porque trabajan de eso. Lo que tratan es de hacer todo lo posible para que no se los vea. Lo que es pernicioso es cómo la juventud se perdió la capacidad de crecer individualmente, eso es una pena.

¿Cómo es eso?
En vez de vos tener un pensamiento personal y expresarlo, seguís a gente porque le dan trabajo o cierta comodidad y la verdad que eso es una cagada. La base de todo esto, tiene que ser la libertad y cualquiera de esas cosas te quita la libertad. Eso es en lo que creo realmente, se los enseñé a mis hijos y a todo el mundo que puedo se lo grito. Tenés que creer realmente en lo que vos sentís. El juego político hace que vos encuentres la forma de darle una voltereta a todo para que todo entre en el cajón de lo legal, por eso me da bronca que siempre sean abogados los que son presidentes. Vos fijate lo que pasa con la Justicia, es lenta, no le importa nada de nadie.

¿Depender del Estado te quita libertad?
Yo no creo que tengamos que depender del Estado. Depender del Estado me parece ir para atrás, si querés depender del Estado tenés que ir a Cuba. Por eso te digo que perdés la individualidad al creer que todo te lo tiene que dar el Estado, que es un grupo de tipos que trabajan para vos, no tienen un poder mágico. El Estado tiene que manejarse y tener las cuentas bien en claro porque si no alguno tiene que ir en cana, son funcionarios, nada más.

¿Qué opinión tenés sobre lo que pasó en el Senado, donde no hubo quórum para tratar los allanamientos a la expresidenta Cristina Kirchner?
Voy a ir el 21 de agosto a pararme ahí para que caguen en la cara y cuando lo hagan, van a tener el peor de los enemigos y espero que la gente tenga bien en claro qué clase de personas tenemos en el Senado. Ahí se va a ver la realidad. Entonces yo voy a estar parado ahí el 21 de agosto y ojalá toda la gente haga lo mismo porque el pueblo es el que tiene el poder. Ni creo que yo dependo del Estado ni hay que depender del Estado, porque son funcionarios y los que vos pusiste ahí no tienen que operar para un partido político, tienen que gobernar específicamente para el pueblo. Si ellos gobiernan bajo sus propias convicciones, a mi me importa un carajo lo que seas, pero hacé las cosas bien porque voy a estar con una pistola en la cabeza, porque esa pistola es el poder del pueblo. El pueblo puede equivocarse millones de veces pero después lo paga carísimo y ahora se ha dado cuenta de la manga de payasos que son al no producir el quórum, basta de toda esa mierda. El pueblo tiene que levantarse y pararse en contra de lo que no le gusta, porque somos los dueños del verdadero poder, que es el poder de las urnas y es verdad eso. Solo tengo la indignación que me da que sean tan descuidados, que se les vean los piolines a estos pedorros, porque es imposible de creer que con semejante cantidad de pruebas todavía estemos viendo si le van a allanar o no la casa a una persona que choreó ella, el marido, los secuaces... Así es como se hacen los gobiernos de los abogados, de llevar al límite de la sospecha algo que es clarísimo. Si son personas que no son honorables, no tiene que estar en el Senado, no tiene que estar en Diputados, pero puede ir cualquiera para esos cargos porque es elegido a dedo. Nosotros tenemos que darnos cuenta de que tenemos la obligación de votar bien y escuchar todas las campanas y todas las voces.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...