Déficit primario
Las medidas de Nación impactarán de lleno en el déficit primario de Salta
Las provincias se verán obligadas a seguir ajustando, para que el gobierno nacional cumpla con el compromiso con el FMI.

Las medidas económicas anunciadas estos días por el gobierno nacional que generarán un ahorro fiscal en 2018 y en 2019 son:

Eliminación de reintegros a la exportación: implica una reducción del 66% el monto pagado por reintegros a la exportación. El ahorro fiscal estimado (coparticipable entre Nación y Provincias) de esta medida es de $ 5.000 millones en 2018 y $ 29.000 millones en 2019. 

Suspención de la rebaja de las retenciones a los derivados de la soja: se suspende la baja establecida en la alícuota para aceites y harinas por seis meses. Los ingresos adicionales para la Nación por esta medida son de $ 1.500 millones en 2018 y $ 12.000 millones en 2019. 

Eliminación del Fondo Federal Solidario: el ahorro fiscal para la Nación es de $ 8.500 millones en 2018 y $ 26.500 millones en 2019.

Es así que el desequilibrio fiscal de las provincias se agrava con esta reducción neta de los ingresos.

El déficit primario (diferencia entre los gastos corrientes y recaudación de impuestos) de 2018 pasa a representar el 0,51% del producto. 

En este sentido, las medidas impactan negativamente en mayor proporción sobre el déficit primario de la Provincia de Buenos Aires, (este crece un 57%), en Salta (+48%), en Río Negro (+33%), en Catamarca (+23%), en Neuquén (+15%) y en Mendoza (+14%).

Compromiso con el FMI y ajuste

Hacia 2021, el Estado nacional se comprometió con el FMI a lograr un superávit primario de las provincias equivalente al 0,25% del producto. En valores de 2018, el ajuste necesario en el gasto primario para lograr un superávit igual a 1/4 por ciento del PBI alcanza, después de estas medidas, los $ 99.184 millones.
Si a esto se suma la pérdida de 0,6% puntos del producto que los ingresos provinciales sufrirán hacia el final del programa por reducción de transferencias nacionales no automáticas, el ajuste alcanza, en valores de 2018, los $177.740 millones. 

Vale aclarar que estos valores resultan subestimados, toda vez que los montos reducidos de los ingresos provinciales en 2018 corresponden sólo a los meses que restan del ejercicio. Cuando al final del periodo del acuerdo Stand -By, las provincias deban mostrar un superávit de 0,25%, el efecto anual de las medidas anunciadas será necesariamente mayor al mostrado hasta aquí. En este sentido, en términos de pérdida absoluta de recursos, en lo que queda del 2018 y el 2019, son: provincia de Buenos Aires (pierde $3.833 millones); Córdoba (-$2.069 millones) y Santa Fé (-$1.540 millones).

Queda claro que con el objeto de recibir a la misión del Fondo Monetario, el gobierno tomó medidas que permiten incrementar los recursos del Estado nacional facilitando el logro de la meta de déficit anual a expensas del sector privado y eleva el esfuerzo fiscal que deben efectuar las provincias.
Mientras con estas medidas la Nación resuelve el 18% del ajuste de 2018 y el 24% del ajuste comprometido en 2019, los estados provinciales incrementan su ajuste un 11,7% adicional al pactado en el momento de la carta de intención.

Fuente: Ambito Financiero