Inédita y masiva cirugía de cataratas mejorará la vida de unos 400 salteños

El médico especialista en oftalmología Gerardo Valvecchia desde siempre tuvo la intención ayudar a la gente. En su cabeza, desde hace tiempo, deambulaba la idea de organizar una intervención masiva para operar las cataratas oculares a pacientes sin recursos. Ese anhelo solidario se hizo realidad este fin de semana largo. Unos 50 profesionales realizaron un operativo inédito no solo en Argentina sino también en América Latina. Ese trabajo le cambiará la vida a unos 400 salteños sin obra social, casi todos mayores de 50 años. Fueron 451 las intervenciones en el hospital Materno Infantil, ya que a algunos le operaron los dos ojos.

Las personas vinieron desde distintos lugares con la esperanza de mejorar su capacidad visual. En las salas había lugareños del norte provincial, el Chaco salteño, la Puna, los valles y de los barrios capitalinos. Incluso siete niños se sometieron a la intervención oftalmológica, ya que habían quedado ciegos por accidentes. Un joven de 30 años, que padece diabetes, también fue asistido, precisaron desde el Ministerio de Salud.

Esta iniciativa fue gracias al apoyo de la prestigiosa Fundación Barraquer de Barcelona, España, una organización que fue clave para cumplir el sueño de Gerardo.

Esta práctica requiere algo más que mano de obra y buena voluntad. Es un procedimiento muy costoso, y el insumo de cada paciente que se opera no vale menos de 200 dólares.  Eso resalta la importancia de esta obra, ya que ninguno de los salteños que se operó podría haber accedido a una operación tan costosa.

La idea

"Lo quise hacer varias veces y tuve un montón de respuestas negativas de políticos o colegas. Hace dos años conocí a Elena Barraquer, en España, y le dije: "Elena, quiero que me lleves a África', y así fue. A los tres meses estaba con ella operando en Mozambique", relató el oftalmólogo.

En esa oportunidad, Gerardo, junto al equipo de Elena Barraquer operaron a casi 400 pacientes ciegos del país africano y fue ahí donde surgió una amistad que terminó en un acto de humanismo que conmovió a Salta. "Ahí fue cuando le dije a Elena, quiero que vengas a la Argentina para hacer esto. Ella me dijo sí encantada de la vida, allá vamos", relató.

Esa charla con Elena solo fue el inicio de una historia que involucró a cientos de profesionales. "Cuando se fueron enterando que yo estaba haciendo esto, un montón de amigos me dijeron ¿puedo ir? O sea yo no llame a nadie. Se te llena el corazón también porque hay un montón de gente que deja de trabajar, que da su tiempo y todo para venir ayudar a gente", destacó el especialista.

Al regresar a Argentina, empezó a buscar lugares donde hacía falta para realizar este gran operativo. Así fue que llegó a Salta.

"Hablé con dos médicos locales que inmediatamente y me dijeron que lo hagamos en Salta, y el resto es magia", remarcó Gerardo.

Trascendencia

Salta es la primera provincia de Argentina donde se hace una intervención masiva de este tipo y fue gracias a la filantropía de cientos de profesionales y voluntarios que decidieron dejar de lado su actividad privada por un momento para promover el bienestar humano.

"Todo esto es muy a pulmón. Por ejemplo, yo tengo varios conocidos en la línea aérea Andes que me ayudaron sin dudar. La empresa automáticamente nos regaló varios pasajes y nos dejó pasar todo el exceso de equipaje sin ningún tipo de cargo extra. Vos pensá que venimos con cajas y cajas y cajas que pesan un montón para poder traer todos los insumos", explicó el médico a este medio.

Estudios a 6.000 meses

Para la logística, la intervención de la Sociedad de Oftalmología de Salta es clave. Fueron ellos los encargados de realizar las salidas a las localidades de la provincia para reclutar los pacientes.

"Hicimos dos salidas de siete equipos con dos oftalmólogos cada uno. Ahí hacíamos las pesquisas. Debemos haber atendido cerca de 6.000 pacientes mayores de 50 años, aproximadamente. Ese fue el promedio de atenciones que tuvimos para lograr captar esta gente", contó Martín Nazr Chaud, presidente de la Sociedad de Oftalmología de Salta.

Los voluntarios de este gran operativo corrieron por su cuenta con todos los gastos. "Ellos pusieron los vehículos, la nafta, el hospedaje, corriendo el riesgo que pueda ocurrir algo. Nos persignábamos y al mismo tiempo todos salíamos y que Dios nos ayude", relató el referente salteño.

Más allá del sacrificio, Nazr no se arrepiente. "Es una sensación que nunca la viví, a esto lo voy a llevar para siempre, me va a durar toda la vida. Ver la sonrisa de un paciente es nuestra finalidad, ver que un paciente vuelve a sonreír es nuestro objetivo", finalizó el profesional.

Gerardo Valvecchia resaltó el profesionalismo del personal del Hospital Materno Infantil. "Nosotros somos foráneos venimos a invadir y no tenemos más que palabras de agradecimiento porque nos han recibido como si fuera nuestra casa, todo lo que les pedimos lo tenían o sea nos sentimos súper cómodos", agregó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...