Nuevo escándalo por la selección de un juez

A pesar de los cuestionamientos y sospechas que existían, el Ejecutivo finalmente remitió al Senado provincial su candidato para cubrir la titularidad de la Cámara de Apelaciones del Trabajo Sala I con un nombre que parecía cantado: Sergio Osvaldo Petersen. El presidente de la Caja de Seguridad Social para Abogados de Salta había quedado en el ojo de la tormenta apenas se supo que era uno de los ternados del Consejo de la Magistratura para el puesto de juez.

Se planteaba una incompatibilidad en la selección de Petersen por su vinculación familiar y aparente amistad con la camarista Adriana Rodríguez, una de las integrantes del organismo a cargo de elaborar justamente las listas que quedan a consideración del gobernador para ocupar los puestos de la Justicia salteña.

El Consejo de la Magistratura ya tenía una advertencia sobre esa posible irregularidad. El diputado Héctor Chibán la apuntó en una nota que elevó a esa institución, el 15 de agosto pasado, en la que solicitó la anulación de la terna y la remoción de jueza Rodríguez por no apartarse del proceso de selección de quien es su consuegro.

A ese lazo familiar "y/ o amistad", según expone el legislador en el escrito, Petersen habría apelado en 2014 cuando era consejero y se excusó del proceso de elección de postulantes para el puesto de juez de la Sala Primera Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial, donde resultó electa su pariente, quien de todos modos tenía una cara conocida en el Senado, donde se define el trámite: su esposo Guillermo López Mirau, secretario legislativo de la Cámara Alta.

Sobre el pedido de Chibán, los miembros del Consejo de la Magistratura tendrán una definición mañana, desde las 8, cuando tienen prevista una reunión para analizar si se da lugar o rechaza el planteo del diputado, pero únicamente en cuanto a la remoción de Rodríguez, porque el futuro del consuegro quedó en manos del Senado. Precisamente a los miembros de la comisión de Justicia de la Cámara Alta, Chibán y su par, también radical, Mario Mimessi, formularon la impugnación del pliego en el que se propone a Petersen como juez. Aludieron a la violación de uno de los artículos de la ley del Consejo de la Magistratura, en el que se prohíbe la participación en los procesos de selección de magistrados a los consejeros que tengan una "enemistad manifiesta o amistad íntima" con alguno de los postulantes.

Peticionaron, también, que el secretario legislativo del Senado no participe en el expediente de impugnación de Petersen, porque también es su consuegro. Sostuvieron, además, que el candidato a juez no "reúne los méritos de idoneidad" para el cargo al que aspira.

Respuesta de Abel Cornejo

El presidente del Consejo de la Magistratura y juez de la Corte de Justicia, Abel Cornejo, habló sobre la situación del postulante Sergio Petersen y de su compañera en el Consejo, Adriana Rodríguez.
En una entrevista con el semanario Cuarto Poder, sostuvo que la terna que se elevó al gobernador “no tiene ningún tipo de anomalías”.

“Se puede coincidir o no en quiénes fueron los seleccionados, pero quien termina decidiendo después de la terna elevada es el Poder Ejecutivo, elige uno de los tres, está dentro de las facultades constitucionales del Ejecutivo”, dijo.

En cuanto a Rodríguez afirmó: “Cada consejero es soberano para decidir por sí mismo que es lo que va a hacer respecto de cada examen, y si siente que tiene imparcialidad o no”.
“Hay que recordar que el Consejo de la Magistratura es un órgano administrativo, no jurisdiccional, en lo cual hay una diferencia importante porque no es lo mismo en un órgano jurisdiccional las exigencias respecto de las excusaciones y recusaciones, que son mayores”, agregó el juez Cornejo.
.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...