Volver a ver: tres historias de salteños beneficiados por la operación masiva de cataratas

Ramiro Ayejes de 88 años estaba confinado desde hace varios años a vivir en una silla de ruedas a causa de una ceguera provocada por cataratas. Pese a su longevidad, Ramiro presenta un excelente estado de salud, tal vez una sordera en el lado izquierdo sea la única "nana" que lo aqueja. Su nieta, Noelia Ayejes, comentó a El Tribuno que su abuelo no toma ningún medicamento. "No es diabético, no es hipertenso, por ahí se toma una pastillita para el estómago porque come algo de más", relató la joven.

Ramiro tenía cataratas en los dos ojos hasta hace dos días, cuando participó de la intervención masiva que se realizó en el Hospital Materno Infantil para operar de cataratas a más de 400 pacientes sin recursos. En está oportunidad le pudieron operar el izquierdo porque en el derecho tiene una enfermedad llamada entropión (cuando el borde del párpado se invierte en dirección hacia la superficie del ojo y el roce de las pestañas causa irritación).

Ramiro trabajaba en la Municipalidad, era el encargado de cuidar los espacios verdes. Hace años hacía el mantenimiento del parque de juegos que existía en el parque San Martín. Después fue jardinero y trabajó en otras provincias. Pero en su avanzada edad, la ceguera se fue asomando y hace diez años que había perdido la visión.

Hoy sus hijos están contentos porque finalmente pudieron operarlo. Noelia contó que lo quisieron operar por medio del Pami pero, lamentablemente, "siempre había un pero". Cada vez que estaba todo listo, le postergaban el turno, así durante varios años, hasta la resignación. Es por eso que la felicidad llegó cuando se enteraron de esta campaña, que gracias a la ayuda de doctor Alejandro Srur pudieron formar parte.

"Él se siente un poquito raro. Antes, solamente veía sombras, que algo bultoso pasaba pero no sabía quién era. Ahora está esperando a ver si ve, pero como que no se está ilusionando mucho, pero quiere volver a ver", manifestó Noelia.

Él siempre les dice "cómo me gustaría volver a verlas" y quizás ese sueño ahora se pueda cumplir. "Estamos todos tan grandes y hace como diez años que perdió la visión, ya ni debe saber cómo soy yo", detalló.

Volver a manejar

Andrés Robles (60) es de Salvador Mazza. Hasta hace un año manejaba camiones de gran porte para poder ganarse la vida. Viajaba a los puertos del sur llevando soja, hasta que empezó a mermar la vista, ahí fue cuando dejó el camión. Al último ya se caía, volteaba los vasos, los platos, porque no sabía distinguir la distancia.

"Me bajé del camión y cada vez era peor. Había noches en las que no dormía pensando y lloraba porque yo no le deseo a nadie perder los ojos", expresó Andrés. Y agregó: "Mi hermana a través de Facebook encontró una página donde estaban inscribiendo. Me vine en auto desde Pocitos y gracias al doctor Marcuzzi pude entrar".

Andrés había perdido la visión en los dos ojos y fue intervenido en ambos. "El domingo me operaron del izquierdo y el lunes el derecho. Ahora quiero volver a manejar. Encima no tengo obra social, así que si no se hacía esto, ¿cómo me operaba? Quedaba ciego, sería un jubilado más", explicó.

Hace más de dos meses que se tuvo que bajar del camión definitivamente y estaba totalmente deprimido. Ahora sabe que tiene que volver a trabajar; por ahora lo hará como taxista, hasta que se cure y pueda subirse de nuevo a su camión.

Volver a tejer

Marta Durán, de 71, vive en El Carril y en todo momento agradeció a la organización y al médico Martín Nazr, quien fue el que la ayudó a entrar. "Justo vine a hacerle un control a mi hija y me enteré de esto. Hace como ocho años que tengo cataratas y me era imposible operarme. Me querían cobrar $4.000 hace ocho años ¿de dónde puedo sacar? Gracias a Dios que he conseguido esto", comentó. Marta es jubilada y había perdido la visión del ojo derecho, veía "medio turbio". Para ganarse unos pesos tejía, pero tuvo que dejar porque ya no podía seguir. "Dejé porque mis hijos me decían: Mamá, cuidá tus ojitos, ya están muy mal. Ahora tengo la esperanza de volver a tejer, aunque sea para mis nietos", finalizó.

Hecho histórico

La cirugía masiva se realizó el fin de semana largo en el hospital Materno Infantil. Participaron profesionales salteños y de otros países. La mayoría de los pacientes tiene más de 50 años. Jamás se había concretado un operativo oftalmológico de estas características en toda América Latina. 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...