Las voces tras la censura de El Teatrino a Casero

 

 

Marita Simón 
El Tribuno


“Este es mi límite. Las expresiones de Alfredo Casero sobre los militares y fundamentalmente sobre Estela de Carlotto son intolerables y por eso decidí suspender su presentación”, dijo a El Tribuno el dueño de El Teatrino, Humberto Colautti, quien es el nieto recuperado número 14 y, desde 2008, desarrolla el emprendimiento cultural en la sala de Aniceto Latorre esquina Alvear.
Aunque reconoció que nadie desconoce el estilo y la performance que Casero plantea en sus shows, insistió en que “tocar” a Abuelas es un punto que no puede admitir. 
“Debido a las declaraciones públicas del Sr. Alfredo Casero que reivindican la última dictadura militar en nuestro país, El Teatrino decide cancelar la función programada para el día viernes 24 de agosto”, dice el comunicado oficial del teatro en su página de las redes sociales. Y aclara que “A todos los que hayan comprado la entrada se les devolverá el dinero en los puntos de venta en que fueron adquiridas. Las compras realizadas con tarjeta de crédito se cancelaran automáticamente”.
Tras la decisión de suspender la actuación, fue Damián Sequeira, manager de Casero, quien respondió a nuestra requisitoria. “Alfredo ya se expresó cuando supo de esta decisión. Quería cumplir con la gente de Salta y sin dudas habrá quienes no están de acuerdo con su presencia y otros que sacaron y sacarían la entrada. Creo que lo que dijo Alfredo fue sacado de contexto, porque no se manifestó a favor de la dictadura”, consideró.
Aclaró que “la decisión de levantar la función fue unilateral, porque ya teníamos toda la logística preparada. Por lo tanto, vamos a estar en Tucumán”.
En una nota que Infobae hizo a Casero, dijo que “me enteré ayer (por el martes) que no íbamos a poder hacer el show. Esta ha sido una de las tantas cosas que me han pasado después de que se intensificó la grieta. Ya me había pasado en otros lugares, pero de otras maneras”.
En tanto, en su cuenta de Twitter escribió: “Agradezco al @Teatrino de Salta - el teatro kirchnerista, haberme permitido salir en su grilla... pero devolvele la entrada mirándole a los ojos a la gente, no los mandes a donde las compraron, devolvéselas vos. Explicales que reivindico milicos y fijate que te contestan-NSB (No Somos Boludos)” y en otro dijo: “No seré yo quien discuta con un obtuso, que no solo dañó su propio negocio, solo que se recontracague en las cientoipico de personas que le van a pedir que les devuelvan las entradas, es lo que me molesta. ya saben que es el teatro kirchnerista, queridos Salteños, disfrútenlo”.

El propietario dice lo suyo

“Obvio que conozco el estilo de Casero; lo tengo en cartelera hace más de 4 meses y desde entonces no sé cuántos comentarios tuve en las redes sociales preguntándome por qué lo traíamos; un grupo feminista amenazó con quitarme el teatro, los ultra K que me iban a romper los vidrios... La gente cree que porque soy nieto restituido el teatro es partidario, pero no lo es. La verdad, que jamás me fijo en la ideología de un artista para traerlo y por eso lo programé a Alfredo Casero... no me acabo de enterar quién es él...”, explicó.


Consultado acerca de la repercusión nacional de su decisión como propietario de un teatro, aseguró que respondió a todos los medios que lo consultaron y contó que hace unos días habló con Damián Sequeira, manager de Caseros, quien le comentó que los comentarios venían muy subidos de tono y era necesario apaciguar un poco, “y para levantar las ventas, ya que hasta hoy se vendieron 40 entradas”, dijo. No obstante, Sequeira señaló que hasta el lunes se habían vendido poco más de 60, pero esa noche se cerró la venta. “El martes a la mañana ingresé a la web y ya no se podía comprar, estaba cortada la ticketera en poco mas de 60 plazas.
El Teatrino tiene capacidad para 230 espectadores y la producción estimaba que, hasta el mismo viernes, día de la función, la cifra llegaría a duplicarse.


Colautti dijo además que, tal como le comentó al productor, “no levanto comentarios del Facebook ni de nada porque no me parece correcto. Nosotros tenemos un centro cultural y creemos en la libre expresión, por eso traemos todo tipo de artistas”.
En ese sentido, El Tribuno  insistió sobre el punto de las declaraciones de Casero que derivaron en la decisión de levantar el show, Colautti puso el acento en las apreciaciones del actor en el programa “Animales sueltos”: “Él dijo que duda de la identidad de nietos restituidos, que Abuelas de Plaza de Mayo es un espacio partidario y no un organismo de derechos humanos, dijo que gracias a las Fuerzas Armadas tenemos un gran país... creo que está diciendo algo muy pesado. No tenemos unas grandes Fuerzas Armadas para nada; lo único que hicieron fue un golpe militar y enviar chicos a la Guerra de Malvinas, por lo que a mí no me parece para nada que sean unas grandes Fuerzas Armadas...”.
Sin afirmar o desacreditar la opinión de Casero, tu decisión de levantar su espectáculo, ¿no estaría marcando acaso la intolerancia respecto de lo que piensa el otro y evidenciando la profundidad de la grieta?, fue la pregunta ineludible. A la que Colautti respondió: “La grieta existe. Yo estoy buscando todavía un hermano. Todo esto tiene un límite y no voy a dar un espacio que me costó construir. Soy una persona tolerante y es la primera vez que levantamos un espectáculo. Me calificaron de ‘narconieto’, anti K, favor K, pero hablar del trabajo de las Abuelas sobre el que no tiene idea, la ley de identidad, la restitución de personas... ahí está mi límite. Estela de Carlotto le dijo una vez que es un desequilibrado y a mí también me parece que es una persona desequilibrada y creo que así como él tiene derecho a decir cualquier cosa en televisión, yo también tengo el derecho de decidir”.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...