Eduardo Leavy: “El 2019 será para todos los jefes comunales un año durísimo”

Eduardo Leavy es intendente interino de Tartagal desde que su hermano Sergio Napoleón asumiera como diputado nacional por Salta en diciembre de 2015.
El exdiputado provincial de San Martín, que junto con Sergio Leavy son los referentes a nivel provincial del FPV, se refirió a los temas que literalmente desvelan a los intendentes de toda la provincia, como son los recortes en el envío de recursos, el escándalo nacional por los hechos de corrupción y los proyectos que aún siguen en pie en el municipio norteño.

¿Cómo afecta a Tartagal y a su administración de gobierno el recorte del fondo federal de la soja?

Yo podría sintetizarlo diciendo que el 75 por ciento de la obra pública que se hacía en Tartagal se solventaba con el fondo federal de la soja, por tanto solo el 25 por ciento de lo que se ejecuta actualmente se podrá repetir el próximo año. Las obras se hacen con empleados municipales pero también con agrupaciones de desocupados, por tanto, no solo se trata de que tendremos muchas menos obras, sino menos programas de contención. Una parte -ese 25 por ciento restante- son obras del fondo del Bicentenario y del Fondo de Reparación Histórica que quedaron pendientes de años anteriores. Lo que tenemos en ejecución se va a concluir pero si tengo que decir lo que pienso, me da miedo lo que vaya a pasar el año que viene por cómo se presenta el panorama presupuestario. Por eso, a los tartagalenses les anticipo que el 2019 será un año durísimo.

Es la mirada de un dirigente opositor y en un momento muy particular por el escándalo de la corrupción K...

En Tartagal los únicos que tienen trabajo son los empleados públicos nacionales, provinciales o municipales y los empleados de comercio, porque la actividad maderera que hizo nacer a estos pueblos del interior y la actividad hidrocarburífera que los hizo crecer y progresar, están reducidas a su mínima expresión y no hay nada que nos indique que se puedan reactivar en el corto plazo. Y, para colmo, en la actividad comercial están cerrando negocios tradicionales y otros achicando su planta de personal porque no pueden sostener esas fuentes de empleo. Esto no es un discurso opositor, es la realidad que viven los tartagalenses todos los días, los que se quedan sin trabajo y los que no logran conseguirlo. Y los meses que vienen no va a mejorar el panorama, sino todo lo contrario.
 
¿Qué obras se están ejecutando en la actualidad?

Estamos haciendo construcción de veredas en 11 frentes de entidades públicas como algunas escuelas, donde están trabajando agrupaciones de desocupados. Esas se solventan con fondos del Bicentenario que correspondía un 20 por ciento para los municipios y un 80 por ciento para la provincia. Como soy bastante insistidor con la Provincia he conseguido que se vuelquen muchos recursos del Bicentenario porque mi planteo es que a la gente desocupada hay que contenerla y no esperar el conflicto, donde todo se sale de control. La Provincia ya abrió los sobres de la licitación para la construcción de la Casa de la Cultura y también pedí que la obra no tenga más de un año de plazo, porque los índices de inflación son el otro gran problema, tanto para nosotros como para la empresa que haga la obra. Es un presupuesto de 50 millones pero con la inflación galopante que tenemos estamos contrarreloj. El proyecto que formularon los arquitectos del municipio es de primer nivel y hasta cuenta con una estación transformadora por la demanda de energía eléctrica que tendrá. Los tartagalenses merecemos tener una Casa de la Cultura de ese nivel.

¿Hay otras obras en las que se ocupe a agrupaciones de desocupados?

En el complejo deportivo estamos haciendo el cerramiento y una obra total, que comprende el micro estadio, vestuarios, entrepiso para el trabajo de la prensa, sanitarios y cerramientos. Calculo que estará finalizada en un par de meses. Allí también tenemos agrupaciones de desocupados trabajando. A otra obra que le queda muy poco tiempo de ejecución es la puesta en valor de la capilla y el mirador de la Loma, ubicada en el extremo oeste de la ciudad. La última cuadra antes de llegar a la capilla, es muy empinada con un terreno muy difícil, por lo tanto le dimos ese tramo para que lo ejecute la empresa Garín Construcciones; el resto estuvo a cargo de Obras Públicas con personal municipal. Y con la colaboración de la empresa Tecpetrol vamos a hacer un mejoramiento en todo ese espacio que cuenta con un mirador y un anfiteatro, sumándole juegos infantiles, de manera que sea un lugar de esparcimiento y recreo para todos los tartagalenses.
 
¿Hay otras iniciativas además de la obra pública?

Estamos en conversaciones con la gente del municipio boliviano de Villamontes y otros cercanos a la frontera, pero de Paraguay, para hacer una integración turística regional, de manera que vengan visitantes de esos dos países vecinos y por supuestos que vayan tartagalenses a esos lugares. La realidad es que por el tipo de cambio, $10 pesos argentinos equivalen a $2,70 bolivianos, a los ciudadanos vecinos les resulta muy barato venir a Tartagal, comer en los mejores restorantes, comprar ropa industria argentina de primera calidad y hospedarse en los hoteles buenos que tenemos. Tal como se presentan las cosas tenemos que gestionar, buscar todas las opciones para que el comercio y el sector gastronómico no decaigan y creemos que esta es una buena opción. Villamontes está muy avanzado en actividad turística, pesca deportiva y otros opciones, de manera que queremos proponer el “turismo interno del Trichaco” que en esta región conformamos las tres naciones.

Quiero que vengan a Tartagal y gasten como años atrás hacíamos nosotros yendo a Bolivia. Esta es una gestión que se puso al hombro un ex concejal, el ingeniero Carlos Leiva, que conoce del tema y que queremos plasmar en un documento de integración turística que sea firmado por las autoridades comunales de los tres países.
 
¿Qué se está haciendo en materia productiva?

Hace varios años comenzamos a trabajar prácticamente desde los cimientos en Tartagal Productiva, la sociedad el Estado municipal que provee carne de cerdo de excelente calidad y a un precio totalmente accesible para el mercado local. Comenzamos en la gestión de Sergio con la capacitación a los pequeños productores, dándoles el apoyo para que se ordenen impositivamente y el asesoramiento técnico que era un aspecto fundamental; ese proyecto siguió con una inversión muy importante para dejar en condiciones el matadero municipal y luego para montar el local de venta al público que cuenta con cámara frigorífica y maquinaria industrial. Al ser una sociedad del estado que no tiene un fin lucrativo lo que buscamos es beneficiar al pequeño productor de la zona y también beneficiar al consumidor, para que encuentre un producto de buena calidad a un mejor precio durante todo el año. Yo no pretendo ganar plata con Tartagal Productiva. Con que sea una empresa autosustentable es suficiente y ese objetivo ya se alcanzó.

¿Se pueden impulsar otras iniciativas productivas?

Esta vez queremos abrir otra unidad que sea de producción de verduras y hortalizas en invernadero. Para eso, y tal como sucedió con la carne de cerdo, vamos a comenzar convocando a los pequeños productores, les vamos a acercar la capacitación solicitando el apoyo de INTA y de profesionales y especialistas en el tema, vamos a hacer las inversiones para las instalaciones que se necesitan para almacenamiento de agua y riego. Ya comenzamos a comprar los tanques, porque vamos a instalar toda esa estructura en la parte oeste de las comunidades de Zanja Honda y otras aledañas aprovechando el agua de los arroyos que bajan de los cerros. Con que la producción alcance para el abastecimiento de Tartagal, Aguaray y Mosconi que en conjunto reúnen unas 200.000 personas nos damos por satisfechos.

Su hermano es presidente en la provincia del Partido de la Victoria y usted es un referente de ese espacio. ¿Qué opina del escándalo de los cuadernos?

Más allá de la afinidad política que yo tenga, creo mucha gente se da cuenta que hay cosas que no cierran del todo. Yo tengo muchas dudas y habrá que esperar el curso de los acontecimientos y si siguen cayendo empresarios; es medio raro que hay muchos que no han sido ni nombrados en los cuadernos a pesar de ser conocidos contratistas de la obra pública como el padre del presidente. Lo único real es que el peso argentino se devaluó en un cincuenta por ciento desde febrero hasta ahora, que hay mucha gente que se está quedando sin trabajo y que los que lo tienen no llegan a fin de mes. Lo real es que las universidades están paradas hace tres semanas, que la factura de luz y de gas se multiplicaron por cinco o más y que estamos pidiéndole al FMI 50 mil millones de dólares que no son para incentivar el consumo, la producción o para obras públicas sino para pagar deuda. Así tengamos cosechas récord yo siento que esto no se arregla y que, hablando vulgarmente, nos vamos al tacho.
 
¿Conoce a algún detenido?

Sí, a Roberto Baratta, porque tuvo una discusión con Sergio, que era intendente, cuando se produjo el alud de febrero de 2009. A las 24 horas de semejante desastre, Baratta lo llamó a mi hermano para decirle que venían para que firmen unos convenios por una bomba de agua y unos cuantos metros de caño. Sergio le respondió que si esa era la propuesta de Nación que ni se aparezca por Tartagal al punto que el avión que lo traía se desvió a Córdoba. Las discusiones eran tan fuertes que el gobernador le pedía a Sergio que sea más flexible y yo mismo, medio resignado, le decía que si no había más obras había que firmar lo que trajeran porque peor era no tener nada. Pero Sergio se cerró y tenía razón, porque después de tres días de discusiones consiguió la canalización y defensas del río Tartagal, los dos nuevos puentes, la construcción de dos barrios, el programa Llama encendida, pavimento, la reparación de 500 viviendas afectadas y otras obras.
 
¿Usted será candidato a intendente en 2019?

Reitero que el 2019 será durísimo para los intendentes y no estoy hablando de no poder hacer obras; estoy hablando de tener que pelearla para poder pagar los sueldos. ¿A quién se le ocurre que el contribuyente vendrá a pagar los impuestos al municipio si apenas le alcanza para pagar el gas o la luz? Eso, sumado a los recortes que estamos sufriendo desde Nación que repercuten directamente en los municipios. Pero si mi candidatura suma y contribuye me presentaré y trabajaré con todo gusto. Pero no es algo que me quite el sueño porque lo que viene será tan complicado como hace mucho no se ve.
 


 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...