El "wichi bus" podrá trabajar en la ruta 53

Los nudos en las gargantas fueron eco de una fuerte reivindicación de las comunidades wichis asentadas a lo largo de la ruta 53, ayer, en la Municipalidad de Embarcación. En cumplimiento de su promesa, el intendente Alfredo Llaya convocó a funcionarios de la Autoridad Metropolitana de Transporte, quienes se reunieron con los caciques y representantes de Misión Chaqueña, Carboncito, Palo Blanco, Misión La Esperanza, Misión Salim y Padre Lozano, para llegar a un acuerdo sobre el servicio de transporte urbano de pasajeros que quiere brindar en la zona, por primera vez en la historia, una microempresa wichi.

Los hermanos Ferreira son jóvenes aborígenes con ganas de triunfar. Fueron choferes de la empresa de colectivos San Roque, que cerró al morir su dueño, y decidieron alquilar un colectivo a otra empresa para recorrer la ruta 53, entre Misión Chaqueña y Embarcación, brindando el servicio desde las 7, un horario que reclaman los vecinos de las comunidades de la zona para llegar a tiempo a hacer sus trámites en los bancos, la Anses, Registro Civil y hospitales.

Hoy cuentan con el servicio de transporte de la empresa Cabrera que sale en sentido contrario, desde Embarcación hacia Misión Chaqueña, recoge a los pasajeros de los distintos parajes y llega a Embarcación a las 10 aproximadamente, que les resulta tarde para la mayoría de los trámites, aunque es un buen horario para pasajeros que no tienen urgencias.

"No queremos quitarle el trabajo a nadie, nosotros queremos competir con un servicio en horario diferente. Sabemos que podemos trabajar las dos empresas, por eso pedimos que no nos pongan más trabas y nos dejen crecer", le dijo a El Tribuno José Francisco Ferreira la semana pasada.

La reunión de ayer en la Municipalidad de Embarcación llenó de esperanzas a las comunidades wichis de la polvorienta ruta 53, que se quedó con la promesa del asfalto en 2007. Y no es la esperanza de tener más colectivos para abordar en nuevos horarios, sino esperanza de progresar, de salirse de los paréntesis en los que la miseria y el olvido arrinconaron a los wichis hace siglos.

Como resultado del encuentro, los responsables firmaron un acta por la cual se acepta que realicen el servicio de transporte en los horarios estipulados, entre Misión Chaqueña - Embarcación - Misión Chaqueña, pero antes deberán presentar, como corresponde, revisación técnica de la unidad, seguro y otros documentos. "Nuestro servicio de transporte lleva el nombre Pusquillo y es un emprendimiento familiar wichi, apoyado por las comunidades que se asientan sobre la ruta 53, sus representantes y referentes. Yo soy de Misión Chaqueña, y con mi hermano venimos gestionando este proyecto hace meses, agradecemos esta oportunidad", dijo José Ferreira.

El presidente de la comunidad de Carboncito, Ceferino Vallejo, quien también rubricó el acta, dijo: "Creemos que es muy positivo que jóvenes wichis quieran emprender y crecer, es muy positivo porque es un ejemplo para el resto. Nos dicen que los wichis no tienen capacidad de trabajo, y es que no nos dejan demostrar todo lo que podemos hacer".

Las comunidades de la ruta 53 son el espejo en el que no quieren mirarse los detractores del indigenismo, esos que etiquetan con palabras absurdas una cultura ancestral que ha sobrevivido a siglos de colonización excluyente.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...