Verza, el ambientalista que rescata animales y rompe los mitos

A diferencia de lo que muchos piensan, hay pilotos de rally preocupados por la preservación de la flora y fauna y el gran referente de ello es Carlos Verza, un hombre que tiene varios fines, además de llegar a la meta, esa que todos los pilotos que anhelan en esta competencia donde lo más importante es ser el más hábil y el más veloz, conjugado todo eso con un conjunto de valores inherentes de este deporte. 

En este Desafío Ruta 40, Verza ya hizo una obra digna de destacar, más allá del tablero, del clasificador y de las estadísticas: salvó a un corderito.

La serenidad para hablar delata su origen (es del interior chaqueño, más precisamente de Roque Sáenz Peña), y siempre lleva puesto un traje de yaguareté para concientizar sobre el peligro de extinción de esta especie. 

Eso no es todo: en su cuatriciclo una calco que llama la atención resalta sobre sus sponsors: “44 Ara San Juan por siempre”, en homenaje a los submarinistas argentinos desaparecidos en noviembre del año pasado. Es que él también fue parte de la Armada Naval Argentina y aquello le tocó y le toca muy de cerca. 

Por eso y mucho más, Verza es un piloto que causa empatía entre sus pares y el público en general, por hechos que lo destacan sobre el resto. 

En la etapa 1 el piloto chaqueño vio en peligro a un corderito, lo rescató y lo puso a salvo. 
Mientras se secaba la transpiración y se preparaba para realizarle el service a su cuatri (no tiene equipos de asistencia y en el Dakar participa en Malle Moto), este particular corredor le contó a El Tribuno sobre la llamativa y conmovedora historia que le tocó vivir antes de ingresar a Belén.

“Mientras navegaba, vi algo raro a un costado, en un pozo. Era un corderito que estaba embarrado y no podía salir”, relató. Fiel a su estilo, a Verza poco le importó el tiempo de la carrera. Entonces, paró y se arrojó a la fosa para salvarlo. 

“Lo agarré, subí como pude, después lo limpié y lo dejé en una zona fuera de peligro”. 
Carlos Verza, un héroe sin capa, aunque con traje amarillo y manchas negras. 

El competidor vestido de yaguareté le manifestó a El Tribuno: “Yo envío un mensaje, una contribución sobre el cuidado de nuestro medio ambiente. Quisiera que los niños del futuro no vean al yaguareté únicamente por fotos. El mensaje es cuidar la flora y la fauna en todos los aspectos, porque no solo el yaguareté sufre, sino todas las especies. El planeta necesita que nos hagamos cargo”.

Verza cuida el medioambiente, homenajea a los submarinistas argentinos, asiste solo su propio cuatriciclo para llegar a la meta y derrumba el mito sobre el desprecio de los pilotos por la naturaleza. Historia digna de destacar en medio de la intensidad de la competencia.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...