General Mosconi
Otro capítulo escandaloso de un concejo donde nadie se respeta
Argañaraz, presidente del cuerpo (quién para sus pares dejó de serlo hace dos semanas), cesanteó a dos ediles por exceso de faltas. Una concejal denunció por violencia de género a un periodista local.

General Mosconi, un pueblo donde las demandas de las familias más carenciadas son una constante, donde con angustia los empleados registrados (casi todos trabajadores estatales) recibieron con preocupación la noticia sobre el recorte de las asignaciones familiares, y donde los desocupados marchan cada semana pidiendo algunas obras menores, es otra vez centro de los escándalos.

Un virulento enfrentamiento entre ediles ya lleva más de dos semanas, por lo que el cuerpo está prácticamente acéfalo, pero la atención está puesta en lo que sucederá en la sesión de mañana jueves.

Dos semanas atrás con 5 de los 9 votos, mayoría simple, el CD decidió sacar de su cargo de presidente al concejal Raúl Enzo "Chancaca" Argañaraz y dejar en el cargo en forma provisoria al edil de mayor edad, Juan Carlos "Hippie" Fernández, hasta tanto se votara el nombre del nuevo presidente.

Pero acorde a su particular personalidad, Argañaraz no aceptó la decisión de sus pares de removerlo del cargo y siguió considerándose presidente del cuerpo, firmando los despachos y toda la documentación como lo venía haciendo desde diciembre pasado. Pero además redobló la apuesta y "cesanteó" a quien consideraba el peligro más inminente para su presidencia, "Hippie" Fernández; también adoptó la drástica medida con el edil renovador Jonatan Zelarayán. Para Argañaraz, ambos dejaron de ser concejales "por más de 8 faltas injustificadas a las sesiones. No es un invento mío, así dice la Carta Orgánica Municipal, por eso ya informé a la Justicia Electoral de esta novedad, así se designa a los remplazantes de estos dos ediles", explicó ante los medios en una conferencia a la que convocó.

Denuncia contra un periodista

En ese marco de enfrentamientos y nerviosismo, y cuando los ediles salían del recinto donde sesionan y deliberan, un edificio donde por años funcionó la Administración del Yacimiento Norte de YPF en Campamento Vespucio, se produjo un altercado entre la concejal Liliana Coca (FPV), una exaliada de Argañaraz, y el periodista Héctor Torres, de General Mosconi.

Al parecer, Torres quería la exclusiva para su medio pero Coca no quería hablar.

Según la denuncia formalizada por la edil, Torres la habría tomado con firmeza del brazo, exigiéndole una declaración periodística, por lo que la edil tropezó y casi se cayó de rodillas en unas escalerillas ubicadas a la salida hacia la playa de estacionamiento. En síntesis, lo que la edil denunció como un episodio de hostigamiento y violencia de género, para el comunicador mosconense es una falacia absoluta.

Lo único cierto es que Mosconi hoy no tiene presidente del Concejo Deliberante, que los ediles protagonizan un virulento enfrentamiento y que la comunidad mira resignada las peleas que le son ajenas porque ninguna se orienta a solucionar los problemas de fondo que tiene este municipio donde nacieron los piquetes por reclamos sociales y que trajo consecuencias tan lamentables y muchos en casos, irreparables.

La palabra de los protagonistas

Sabrina Vaca (PRS) fue la edil que en el inicio de período de sesiones fue impedida por Argañaraz para asumir como concejal porque el presidente del cuerpo consideró que por su desempeño anterior (Vaca fue reelecta en el cargo) no debía asumir como concejal.

El tema, lógicamente a favor de Vaca, se resolvió en la Justicia y en esta oportunidad la edil mosconense explicó que "5 concejales decidimos removerlo del cargo de presidente con mayoría simple por una serie de irregularidades que vimos en su proceder, bastante arbitrario. Como para elegir al presidente se requiere mayoría simple, para removerlo del cargo también porque en ningún momento intentamos destituirlo ni hacerle juicio político. Pero él rechazó lo decidido por el cuerpo y luego tomó esa decisión de sancionarlos a los dos concejales, también con un argumento arbitrario y totalmente fuera de lugar".

Moyra Muñoz, una edil que pertenecía al agrupamiento de Argañaraz, por su parte, consideró que "todo lo que el concejal hace, lo hace motivado por cuestiones personales, por venganza y por rencores. En los primeros meses de la gestión lo acompañé, pero llegó un momento en que me di cuenta de que no podía actuar de la manera en que lo hace. El cargo se le subió a la cabeza y para algunos parecerá pintoresco, pero para el personal que trabaja en el Concejo es muy difícil tratarlo. Yo tomo mi función con mucha responsabilidad y seriedad y realmente la situación que estamos viviendo me hace sentir muy mal porque sabemos que fuimos elegidos para resolver los problemas de nuestros vecinos", consideró la joven edil.

Enzo Argañaraz, quien en ningún momento dejó de considerarse presidente del deliberativo mosconense, explicó: "Lo único que se hizo fue aplicar la ley, más precisamente la Carta Orgánica Municipal que establece en su artículo 17 que con 8 faltas injustificadas y consecutivas el concejal queda cesanteado de su cargo. A partir de ahora me van a inventar un montón de acusaciones falsas no solo en mi trabajo como concejal sino también en mi tarea como docente. Ya le informé a la Junta Electoral para que se designe a los dos concejales que deben reemplazar a Juan Carlos Fernández y a Jonatan Zelarayán porque a partir del pasado 19 de julio dejaron de ser concejales por General Mosconi".

"No fue una decisión del presidente del Concejo sino que está establecido en la Carta Orgánica Municipal. Sigo siendo el presidente del Concejo de Mosconi y seguiré haciendo cumplir la ley", aseguró.

Argañaraz pidió: "Cuando hago declaraciones en los medios quiero que se respete lo que digo, pero si se tergiversa mi declaración voy a verme obligado a no hablar más".

Ahora la expectativa está puesta en lo que sucederá mañana jueves cuando los 9 ediles -incluidos los dos cesanteados- se reúnan en sesión especial sin reconocer a Argañaraz como presidente del cuerpo, ya que en el estrado deberá estar sentado Juan Carlos "Hippie" Fernández.

Todos quedaron sin palabras

Lo que dejó sin palabras al propio Argañaraz y que produjo un verdadero bochorno entre las ediles mujeres fue la expresión de la concejal Marcela Almaraz quien en la última sesión, al referirse a las diferencias entre Sabrina Vaca y Argañaraz, expresó con vehemencia: "Que me disculpen los concejales Vaca y Ud. señor presidente, pero eso de medir quién de los dos la tiene más larga a mí me tiene medio cansada". Vaca solo atinó a decirle a su par que "esa expresión es totalmente incorrecta y fuera de lugar, señora".