feriados
Seis días menos de clases entre esta y la próxima semana
Los feriados representan el 30 por ciento de los días hábiles de septiembre.

Caigan o no caigan en medio de la semana los feriados por los cultos del Milagro, septiembre termina siendo siempre el mes con menos días de clase. Este año los chicos perderán hasta seis jornadas escolares, estas representan el 30 por ciento del promedio de los días hábiles de cualquier otro mes y 24 horas de clase en las escuelas primarias. En las técnicas la cantidad de horas perdidas prácticamente se duplican. 

En la administración pública, y en el caso de educación, también en el sector privado, las minivacaciones arrancan hoy con el feriado por el Día del Maestro, continúan mañana porque quedó sándwich y se engancha con el jueves y viernes del Triduo del Milagro. De acuerdo al Ministerio de Educación de la Provincia, la jornada perdida de mañana miércoles se recuperará el sábado 20 de octubre con un encuentro institucional, sin embargo ese día solo deberán asistir los docentes y no los alumnos.

Otra realidad es que el próximo 17 muchos establecimientos tampoco tendrán clases porque utilizarán sus edificios para albergar peregrinos y seguramente dejarán para limpiar ese día. En el caso de los peregrinos recién estarán retornando a sus hogares y también hay colegios que, pese a las minivacaciones, ya informaron que serán desinfectados ese lunes. 

Tras el fallo de la Corte Suprema de Justicia que prohíbe la enseñanza religiosa en las escuelas estatales y que cesen los ritos, como rezar o ir a misa, durante la jornada de estudio, se instaló la polémica por los feriados del Milagro. Si la decisión del máximo tribunal alcanza o no en este caso.

Al respecto la ministra de Educación de Salta, Analía Berruezo, sostuvo que “los feriados están establecidos por decreto y no tienen que ver concretamente con el fallo judicial”. Finalmente, los chicos sumarán el feriado del 21 de septiembre por el Día del Estudiante. 

Edgardo Zablotsky, miembro de la Academia Nacional de Educación, en su columna de opinión en Infobae plantea: “Si bien la evidencia de muchos años demuestra que el hecho de que los niños estén en el aula no es garantía de que accedan a educación de excelencia, si ni siquiera tienen clases no hay posibilidad alguna de ello”.