Hoy el Premio Konex reconoce al MAAM

Esta tarde, a las 19, en el Salón de Actos de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, se realizará la primera parte de la premiación, en la que se entregarán los 100 Premios Konex, con la que desde 1980, la Fundación Konex premia a una actividad diferente del amplio espectro cultural del país en ciclos que se repiten cada 10 años.
Este año, en su 39va. edición, es el turno de la actividad Instituciones-Comunidad-Empresa y se premian a los 5 mejores exponentes en cada una de las 20 disciplinas en las se divide la actividad, entre ellas las entidades culturales. Así recibirá esta distinción el Museo de Arqueología de Alta Montaña de Salta,que trabaja en el resguardo de la cultura ancestral, conteniendo en su sede a los mundialmente famosos “Niños del Llullaillaco”.


Junto al MAAM recibirán su distinción la fundación PROA, punto de referencia ineludible para las artes de Buenos Aires; Tecnópolis; Fundación Leer y el CeDInCI, centro de documentación de las izquierdas latinoamericanas.

Un lugar único en el mundo

El MAAM está ubicado en el corazón del casco histórico de Salta, en Mitre 77. Allí recibe a unos 1.000 visitantes por día, y en las jornadas maratónicas -como en la Noche de los Museos- hasta 5.000 personas. Es que en su interior guarda a una de las joyas del pasado del país: los Niños del Llullaillaco. Y junto a los tres cuerpos, toda la colección de su ajuar, que es única en el mundo.


Inaugurado el 19 de noviembre de 2004 durante el gobierno de Juan C. Romero, el MAAM nace de la voluntad por resguardar, estudiar y difundir el hallazgo de los niños capacochas rescatados de la cima del volcán Llullaillaco (6.730 msnm), uno de los descubrimientos arqueológicos más importantes de los últimos tiempos, hecho por una expedición que condujo Johan Reinhard en 1999. Esto planteó la necesidad de implementar de forma urgente medidas inéditas en nuestro medio, tendientes a asegurar la preservación de los restos orgánicos y no orgánicos. Así se procedió a buscar a nivel nacional e internacional equipos adecuados para alojarlos en forma óptima. Así en 2001, Mario Bernaski, meteorólogo y experto en sistemas frigoríficos, propuso el encapsulamiento de los cuerpos a fin de controlar las condiciones atmosféricas de los mismos. Con ese fin, Bernaski fue enviado al Museo de Historia Natural de Nueva York, cuyos expertos, encabezados por Criag Morris, estuvieron de acuerdo en el encapsulamiento en una atmósfera de -20º C. 


También se visitó a la momia Juanita hallada en el Volcán Ampato en Perú, a los Niños del Cerro El Plomo en Chile, el Hombre de Otzi en Italia, con cuyos custodios se intercambiaron sugerencias y experiencias. Para fabricar el equipo especialmente diseñado, se consideró al INVAP, sociedad del Estado, que trabajó en el concepto de encapsulamiento. También se construyó en el MAAM un Laboratorio de Criopreservación de Alta Tecnología único en su tipo, para posibilitar tareas de mantenimiento e investigación. Los logros hasta la fecha superan toda expectativa. Hoy, el MAAM es referencia gracias a su sistema, a nivel mundial.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...