Salta
Reclamaron por la cruz de la Legislatura
Protestaron porque presentaron un libro en el recinto sin que estuviera el símbolo religioso en la sala.

Un importante grupo de manifestantes reclamó ayer frente a la Legislatura porque la semana pasada se presentó allí un libro sin que estuviera el crucifijo que habitualmente se encuentra en el recinto. Pese a que el símbolo religioso se colocó en donde estaba luego del evento, se convocaron para exigir "respeto a la cultura de nuestra tierra".

El miércoles a la tarde el periodista Horacio Verbitsky presentó el libro "Vida de perro" en la Legislatura, que prestó el espacio como suele hacerse para diferentes actividades culturales.

El presidente de la Cámara de Diputados explicó que los organizadores sugirieron al personal de la Legislatura que no estuviera el crucifijo y que los empleados accedieron porque ya se había hecho lo mismo en otras oportunidades, como la reunión de la COPA (Conferencia Parlamentaria de las Américas)

Tras el evento, el sacerdote Oscar Ossola cuestionó que no haya estado la cruz en la tarde del miércoles en la sala, en un sermón en el que trató de "locos desaforados" a quienes no estuvieran de acuerdo con la presencia del símbolo católico en el lugar donde se deben definir las políticas públicas por medio de leyes.

Pocas horas después empezó a circular por las redes sociales un mensaje anónimo que llamaba a realizar un "cacerolazo" ayer a la tarde frente a la Legislatura, pese a que la cruz se repuso en el lugar donde estaba en el mismo día.

Los manifestantes llegaron, pasadas las 19, con un cartel de "escrache" al presidente de la Cámara de Diputados, a pesar de que ya explicó que él no había dado una orden de "bajar" el crucifijo, como se había difundido inicialmente.

"Diputado Godoy responsable de quitar el crucifijo", decía el pasacalle pintado con letras rojas y negras que llevaron los manifestantes, aunque el legislador ya expresó la semana pasada que no hay una iniciativa para retirar el símbolo religioso de la Legislatura. También pidieron tolerancia y respeto por sus creencias.

Gladys Moisés, diputada provincial del PRO, consideró que fue "una falta de respeto" haber movido el crucifijo.

"No es un ornamento. El pueblo de Salta en su mayoría se ha sentido ofendido", opinó la legisladora, que estuvo ayer con los que se concentraron frente a la Legislatura.

Gladys Moisés también consideró que la cruz no puede moverse, "por más encumbrada que fuera la persona que lo pida, que no es el caso de Verbitsky".

“Ojalá que no se pueda sacar nunca más”

 La diputada provincial Gladys Moisés informó que el bloque del PRO redactó “un proyecto de desagravio por la situación”, en referencia a la presentación del libro que se hizo el miércoles sin el crucifijo en la sala.
La legisladora explicó que estuvo ayer en la manifestación frente a la Legislatura y que rezó una oración con los participantes.
“Por respeto fuimos a decirles que los acompañábamos”, señaló Gladys Moisés, y agregó que no había quién reciba a la gente que se convocó en el lugar, porque no hubo sesión.
La legisladora también dijo que el Cristo “preside” la sesión y sostuvo que “ojalá que no se pueda sacar nunca más”.
“Es una falta de respeto y es resignar autoridad que venga un foráneo a decir que debe sacarse”, señaló, en referencia al periodista Horacio Verbitsky. 
“Cuesta entender un acto de esa naturaleza. Nuestro preámbulo dice que Dios es fuente de razón y toda Justicia”, afirmó Gladys Moisés.