La procesión terminó alumbrada por las luces de celulares y flashes

Frente a una Catedral iluminada por el reflejo de los flashes de los celulares y las cámaras de los distintos medios de comunicación, fueron ubicadas las imágenes del Señor y la Virgen del Milagro cerca de las 20, según lo previsto, cuando terminó la procesión. 


En la plaza y en las calles que rodean la Catedral, miles de creyentes despidieron a las imágenes hasta un próximo Milagro. Desde la torre de la Catedral, las tradicionales campanadas hicieron emocionar a los presentes, que levantaron sus pañuelos blancos para saludar primero a la imagen de la Virgen y luego a la del Cristo. 

Foto: Pablo Yapura
Durante la celebración de la fiesta del Milagro, se pudo ver en las primeras horas de la tarde a quienes buscaron estar lo más cerca de las imágenes y seguirlas en su recorrido al monumento 20 de Febrero, donde se hizo la ceremonia de renovación del pacto de fidelidad.


Las imágenes iniciaron su recorrido, luego de una emocionante salida marcada por las canciones religiosas, el repicar de las campanas y el sonido de las sirenas. Luego, la plaza volvió a poblarse de los fieles que llegaron para esperar en un lugar privilegiado el regreso de las imágenes. 
Así fue que la plaza se convirtió en un gran campamento, donde los adultos mayores acomodaron sus reposeras,y los padres con los niños pequeños buscaron espacios cómodos para colocar los coches y esperar el retorno de las imágenes. 

Foto: Pablo Yapura

Centro colmado

Si bien la mayoría de los comercios cerraron sus puertas, los locales dedicados a la elaboración y venta de comida rápida se colmaron de salteños y turistas que esperaron pacientemente que terminara el recorrido de las imágenes y aprovecharon para refrescarse, teniendo en cuenta que la jornada estuvo calurosa, más aún ante la asistencia de tantas personas a la ceremonia.
Alrededor de la plaza había tres puestos de Samec, un camión cisterna de Aguas del Norte, dos puestos de la Policía de la Provincia destinados específicamente a la recepción de niños perdidos y una autobomba. 
Susana Flores, miembro de Salud y Vida, fue una de las enfermeras que estuvo a cargo de la recepción de peregrinos que llegaron durante toda la jornada con heridas en los pies, sobre todo con ampollas. 

Foto: Pablo Yapura. 
“También nos tocó asistir a un par de personas mayores que se descompensaron por el calor y las acercamos hasta las dependencias del Samec, donde hay profesionales médicos”, expresó la mujer, que destacó que todos estos servicios son ad honorem y una forma diferente de rendirle homenaje al Señor y la Virgen del Milagro, considerados por los católicos los Patronos de Salta. 

Foto: Federico Medaa

Mirá aquí el documental de El Tribuno que se centra en la movilización de los peregrinos del Milagro: 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...