Avanza el rastreo electrónico para los agresores

Representantes del Gobierno de la Provincia y de la Nación firmaron un convenio para seguir adelante con un sistema de monitoreo a agresores que estaba a prueba desde el año pasado en Salta. El mecanismo permite controlar por medio de pulseras electrónicas la ubicación de hombres denunciados por violencia de género para que no se acerquen a sus víctimas.

Con el programa Sistema Único de Monitoreo de Agresores (SUMA), las mujeres bajo protección de la Justicia tienen con ellas un dispositivo del tamaño de un celular que permite que la Policía reciba una alerta cuando el agresor se acerca a 400 metros de donde se encuentran ellas.

El Gobierno de la Provincia recibió de la Nación 75 dispositivos duales para la implementación de este sistema, que se puso a prueba a principios de 2017. Ayer se firmó un convenio para la aplicación definitiva en Salta de SUMA.

De esta manera, en el Ministerio de Gobierno, Derechos Humanos y Justicia, se dejó atrás la etapa piloto en la que se controló el funcionamiento y los resultados del programa.

Firmaron el convenio el titular del organismo Marcelo López Arias, su par de Seguridad Carlos Oliver y la subsecretaria de Acceso a la Justicia de Nación, María Fernanda Rodríguez.

El programa Suma, con los dispositivos duales, permite un control detallado del cumplimiento de las medidas dictadas por la Justicia. En la aplicación intervienen las carteras de Gobierno, Derechos Humanos y Justicia -que se ocupa de la contención psicológica y legal de la víctima- y Seguridad, que se hace cargo de los controles al agresor.

El rastreo se realiza durante las 24 horas y todos los días del año a través de centro de monitoreo del sistema de emergencias 911.

La prueba piloto se había puesto en marcha el año pasado para sumar herramientas de prevención, sanción y erradicación de la violencia de género.

Cómo funciona

Este mecanismo pone foco en el agresor, que es monitoreado para evitar situaciones de riesgo y la violación de la restricción de acercamiento.

Cuando el hombre que lleva una pulsera por orden de la Justicia ingresa a una zona considerada de advertencia respecto de la ubicación de la víctima, la situación se detecta en el centro de monitoreo y se activan las actuaciones policiales.

Marcelo López Arias destacó las reformas institucionales que en la provincia permiten un mejor acceso a la Justicia y remarcó también el trabajo con la Corte de Justicia de Salta. Rodríguez consideró que se debe destacar el buen funcionamiento del programa Suma en Salta e hizo hincapié en el trabajo de las dos carteras provinciales involucradas.

En la reunión participaron los secretarios de Justicia y Métodos Participativos de Resolución de Conflictos, Carina Iradi, y de Derechos Humanos, Federico Uldry; el subsecretario de Políticas Criminales y Asuntos Penitenciarios, Ramiro Lucena; el administrador general del 911, Agustín González, y capacitadoras.

Las pulseras se sumaron el año pasado a más de 146 botones antipánico. Cada denuncia es evaluada por un equipo de análisis de riesgo. Es la Justicia la que determina si la víctima necesita un botón antipánico, un sistema con pulsera electrónica para el agresor o si hacen falta otras medidas, como poner una consigna policial.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...